¿Puedo hacer Pilates estando embarazada?

Salvo prohibición médica es muy beneficioso realizar ejercicio para mantener una buena forma física durante el embarazo.

Con los ejercicios de Pilates lo vamos a conseguir, además de que el trabajo específico nos va a poder ayudar a que el parto y la recuperación postparto sean más sencillos. Los ejercicios de Pilates para el  pre-parto trabajan la potenciación del suelo pélvico para prevenir pérdidas, mantener el tono postural correcto de la columna vertebral para evitar molestias por el elevado peso del abdomen, mejoran la capacidad respiratoria aprendiendo a adaptarse a los cambios físicos, favorecen el retorno venoso y reducen las tensiones musculares.

El Pilates adaptado a embarazadas siempre tiene que ser dirigido por un profesional bien cualificado ya que tiene algunas diferencias con el Pilates general, aunque se basa en los mismos principios que son relajación, concentración, respiración, alineación, control del centro, elongación axial, coordinación y movimientos fluidos.

En el Pilates adaptado vamos a trabajar con una respiración abdomino-diafragmatica pero sin tanta contracción del transverso sino que potenciaremos más el suelo pélvico y lo integraremos a todos los ejercicios. Prescindiremos también durante el embarazo de los abdominales. Es importante trabajar con una intensidad moderada para no aumentar excesivamente la temperatura corporal y las pulsaciones. Podemos adaptar los ejercicios y trabajar en todas las posturas realizando siempre movimientos suaves y cómodos sin generar desequilibrios a la embarazada. Es muy importante prestar atención a los estiramientos ya que la Relaxina puede dar mayor sensación de flexibilidad y podríamos incluso lesionar alguna articulación.

En caso de duda puedes contactar con nosotros y trataremos de ayudarte a resolverlas.