Fisioterapia para la tercera edad

Aunque el incremento de la esperanza de vida ha tenido un receso debido a la pandemia, en España hemos llegado a cifras que son de las más elevadas del mundo. Para los hombres esa esperanza se sitúa en torno a 81 años y para las mujeres se eleva hasta unos 86 años. Aunque hay que tener en cuenta que no pocas personas superan los 90 años y esto quiere decir que estamos alargando ese periodo de la vida que conocemos como tercera edad en la que la tendencia natural es que se produzca un declive físico y se intensifiquen diferentes enfermedades, o algunas de ellas aparezcan en esa avanzada edad pues están asociadas, sobre todo, a pacientes ancianos.

Además de las enfermedades que pueden empeorar el estado de salud, sobre todo cuando se produce una afectación de diferentes órganos o se tienen varias patologías, las personas ancianas pueden sufrir caídas debidas a la debilidad muscular y a la falta de coordinación. Un mareo que cause una caída puede que no sea preocupante en un joven, pero un anciano, con su peor agilidad y un sistema óseo más frágil, puede sufrir lesiones que requieran hospitalización, e incluso puede necesitar una prótesis, entre las que son muy frecuentes las de cadera.

El papel del fisioterapeuta en estos casos se vuelve de vital importancia y, trabajando con un equipo multidisciplinar, se encarga de mejorar la calidad de vida manteniendo y consiguiendo una mejoría de las capacidades residuales. Al mismo tiempo, metidos en el tratamiento que logra avances significativos en la recuperación, se consigue que la autoestima se incremente y esto al mismo tiempo logra que la implicación del paciente en su propia recuperación sea mayor. El objetivo es ayudar a la recuperación de la autonomía y de la funcionalidad perdida.

Patologías más frecuentes en pacientes ancianos

Las que mencionamos a continuación son las patologías más comunes en pacientes de edad avanzada:

  • Caídas que pueden ocasionar diferentes daños en el sistema óseo y muscular.
  • Precisamente las caídas suelen estar detrás de intervenciones quirúrgicas para la implantación de prótesis, como las de cadera o rodilla.
  • También son frecuentes los dolores musculares y generales derivados de la artrosis.
  • Cada día son más comunes las personas ancianas que padecen enfermedades neurológicas como el Parkinson o el Alzheimer.

Cuatro áreas fundamentales para pacientes de la tercera edad

Recuperación tras las caídas

Las caídas en las personas de la tercera edad suelen deberse a diferentes causas. En las causas ambientales encontramos que debido a su mayor debilidad cualquier suelo resbaladizo, o la pérdida de equilibrio en unas escaleras o en la bañera, o la utilización de calzado poco adecuado, o incluso una mala iluminación en el hogar, pueden conducir a la temida caída. Las enfermedades, que es común que en los ancianos estén presentes de manera múltiple, pueden ser un peligro añadido sobre todo cuando se produce una crisis por hipoglucemia, o hipotensión, o el anciano padece vértigo, o hay algún momento de confusión mental, o la artrosis complica el libre movimiento. Los medicamentos también pueden estar detrás de caídas, como sucede con los hipotensores, los antidepresivos, neurolépticos…
Aunque en la mayoría de las ocasiones las lesiones van a ser leves, cuanto más se incrementa la edad también se se va a producir un incremento de las caídas más graves, que pueden ocasionar fracturas.
En Fisiohogar contamos con un servicio específico para personas que han sufrido caídas, y les ayudamos a un mejor planteamiento de su vida en el hogar para reducir estos riesgos.

Alzheimer y Parkinson

De manera preocupante estas enfermedades neurológicas cada vez son más frecuentes en la población no solo anciana, ocasionando un deterioro notable de la salud y reduciendo progresivamente la independencia de quienes las padecen.
En Fisiohogar ofrecemos terapias que están fundamentalmente orientadas a que estas personas logren una mejora de su calidad de vida, y consigan recobrar independencia para desarrollar su vida diaria.
Por lo tanto, la fisioterapia neurológica no tiene como objetivo la curación de unas enfermedades para las que la medicina solo ha conseguido, hasta el momento, unos avances moderados en su tratamiento.
Tanto para el Parkinson como para el Alzheimer buscamos una completa implicación del paciente con ejercicios que le propondrá el fisioterapeuta, porque de esta manera los pacientes ganan autoestima y confianza en la recuperación de funciones deterioradas.
Para conocer más sobre la fisioterapia para el Parkinson puede visitar la página del anterior enlace.

Recuperación de cirugías de cadera y rodilla

Como ya hemos mencionado, las caídas en las personas de avanzada edad pueden conducir a fracturas que, en ocasiones, hacen obligada una operación para instalar prótesis. También puede suceder que esas prótesis tengan que instalarse por el deterioro de las articulaciones.
Un paciente que haya pasado por una operación para instalarle una prótesis de cadera o de rodilla, dos de las más frecuentes en pacientes ancianos, corre el riesgo de que la recuperación de su funcionalidad no sea la esperada si no cuenta con la ayuda de un profesional que le ayude en dicha recuperación, le oriente sobre lo que puede hacer y esperar en cada momento, y le asesore sobre los ejercicios más adecuados en cada fase de la recuperación.
La fisioterapia, además, ayuda a evitar complicaciones y consigue que se reduzca el dolor y se fortaleza la musculatura.
En nuestros servicios de fisioterapia a domicilio para este tipo de pacientes no pueden faltar los masajes que mejoran el drenaje de la zona en cuestión y favorecen la cicatrización. Esto va a permitir una más rápida recuperación y el regreso a la vida anterior a la operación.

Debilidad tras la hospitalización

En pacientes ancianos que se han visto obligados a pasar varias semanas en el hospital, recuperándose de cualquier intervención, es fundamental que se programe un periodo de rehabilitación que permita que esas personas recuperen su fuerza muscular, y también la confianza para desenvolverse con la misma normalidad anterior a su intervención.
Casos en los que se produce un notable empeoramiento físico los encontramos en personas afectadas por COVID que tuvieron que estar durante semanas, o incluso meses, en la UCI, pero sin llegar a casos muy extremos, cualquier ingreso hospitalario en el que sea necesario que el paciente esté encamado puede ocasionar pérdida de fuerza muscular y pérdida de elementos propioceptivos.
Por lo tanto, es aconsejable que se inicie con la rehabilitación lo más pronto posible desde el momento en el que el paciente regresa al hogar. Es entonces cuando el fisioterapeuta realizará una valoración y propuesta de terapia encaminada a que se recuperen, lo más pronto posible, las funcionalidades perdidas o disminuidas. El hecho de que la fisioterapia se practique en el hogar del paciente evitará traslados poco deseados en un periodo en el que el paciente no tiene la fuerza anterior a la intervención.

Cómo puede recibir sesiones de fisioterapia en su domicilio

Para quienes no han recibido nunca una sesión de fisioterapia en casa, y por primera vez recurren a Fisiohogar, les tenemos preparados dos sorpresas:

  1. Le descontamos 5 euros en el tarifa de la primera sesión. Además, si lo prefiere puede tener un descuento adicional adquiriendo un bono de varias sesiones.
  2. El proceso para recibir una sesión de fisioterapia en casa es tremendamente sencillo de completar. Más abajo puede ver cuáles son los pasos a seguir.

En primer lugar contacte con nosotros: por teléfono, WhatsApp, formulario...

Nos desplazamos a su domicilio

Nos vamos a desplazar a su domicilio el día, y a la hora, acordada. De esta manera usted no tendrá que desplazarse a ninguna clínica.

Llegamos a la hora acordada

Recibirá la visita de nuestro fisioterapeuta a la hora acordada. Le recordamos que desde antes de entrar a su domicilio llevaremos la mascarilla.

Evaluación inicial

Nos interesamos por su estado de salud y sus patologías. Queremos conocer cómo está diagnosticado para proponerle las terapias más eficaces.

Todo el material necesario

El fisioterapeuta lleva todo el material necesario. El montaje de la camilla, si es necesaria, la realizamos en un instante y solo necesita un poco de espacio libre.

La sesión de fisioterapia

El tiempo empleado en la sesión de fisioterapia lo determinará el estado del paciente y será ajustado por el fisioterapeuta en función de los objetivos del tratamiento.

Consejos sobre ejercicios

No solo la terapia es lo que resulta interesante de nuestra visita. El fisioterapeuta le propondrá y enseñará ejercicios que podrá realizar para avanzar en su mejoría.

Abrir chat
Ahora puede reserva cita con uno de nuestros fisioterapeutas a través de WhatsApp.

Envíenos su mensaje y le responderemos lo antes posible. En la primera sesión le descontamos 5 euros.