Preparación al parto, beneficios de la fisioterapia

Una buena preparación al parto puede ser de gran ayuda para sobrellevar los difíciles momentos de dar a luz. Cualquiera futura mamá se siente pletórica de felicidad ante su próxima maternidad, pero también es cierto que según se aproxima el momento a todas nos da miedo.

Por supuesto los mayores temores están relacionados con el bebé, que venga bien, que no sufra durante el parto… Y claro está, también preocupación por el dolor y las dificultades del parto. En el caso de las madres primerizas, los miedos son mayores porque es algo nuevo.

En cualquier caso, es algo que hay que pasar y que, a pesar de las dificultades, es maravilloso.

Para tratar de que el parto discurra de la mejor forma posible la ayuda fisioterapéutica puede resultar de gran ayuda. El trabajo de fisioterapeutas especializados puede ayudar a las embarazadas a minimizar los efectos de las alteraciones propias de esta etapa como pueden ser los dolores lumbares, en la zona pélvica o en los abdominales.

Según avanza la gestación los cambios y molestias son mayores y, por ejemplo, aparecen problemas de incontinencia urinaria. Un fisioterapeuta detecta los problemas o mayores molestias de la embarazada y puede proponerle un plan de trabajo que la ayude a frenar los problemas o por lo menos hacerlos más llevaderos.

Algunas de las pautas que proporcionan los terapeutas son pequeños consejos y recomendaciones que pueden ser desde indicaciones de alimentación, posturas, ejercicios o movimientos… A veces, no son más que pequeños gestos que no suponen un esfuerzo extra, ni son ladrones de tiempo, pero que reportan importantes beneficios para la embarazada.

Además de la ayuda durante la etapa del embarazo, la fisioterapia resulta positiva para prepararse para el parto y durante él. Aunque muchas madres te pueden decir que llegado el momento te olvidas de las recomendaciones y actúas por instinto, también es cierto que hay pautas y consejos fisioterapéuticos que tienes interiorizados y que aplicas de manera automática… y ayudan.

¿En qué ayuda la fisioterapia? Pues principalmente en el alivio del dolor, ayuda a controlarlo y tolerarlo, permite relajarse, controlar la respiración y también permite tener la musculatura más preparada para tolerar los esfuerzos que conlleva el parto.