¿Qué es una manipulación vertebral? ¿para qué sirve una manipulación vertebral?

¿Que es una manipulación vertebral?

Una manipulación consiste en llevar una articulación al límite de su recorrido y en ese momento darle un impulso brusco (trust). Es un tipo de técnica aplicada en la fisioterapia que se encuentra dentro de la terapia manual.

Una manipulación no es recolocar huesos, porque estos se encuentren fuera de su sitio. Ya que en ese caso habría que acudir a urgencias para que el profesional indicado realizará una reducción de la luxación. Lo cual es mucho más complejo que una manipulación, pudiendo incluso implicar una cirugía. Es importante saber que los huesos del cuerpo no se descolocan porque sí, sino que lo pueden hacer debido a traumas. En este caso  estaríamos ante una luxación, por incongruencias articulares, cuando la articulación por lo que sea no es capaz de mantener unidos los dos huesos y al hacer algún movimiento se pierde congruencia. Esto provoca una subluxación, que si no se recaptura de forma espontánea se transforma en una luxación que requerirá de una maniobra específica para volver a conseguir la congruencia articular. 

Por otro lado, en el cuerpo se pueden dar pequeños cambios con el paso del tiempo enfocados a una mejor funcionalidad. En este caso corregirlos puede llevar a un aumento del dolor o una pérdida de parte de la funcionalidad. Estos cambios son adaptaciones del cuerpo que buscan mejorar la situación e incluso en algunas circunstancias estas modificaciones pueden ser positivas para el individuo (por ejemplo el brazo izquierdo de Nadal o que Michael Phelps tenga los brazos más largos que la media proporcional para su estatura y complexión). 

Una manipulación, por tanto, consiste en llevar una articulación hasta el límite de su recorrido para en ese momento darle un impulso de alta velocidad o trust y generar una serie de efectos neurofisiológicos. En ningún caso una manipulación va a generar que la articulación supere el rango de movimiento anatómicamente establecido sino que llegará hasta el límite. No es imprescindible que la articulación cavite para que la técnica sea efectiva, es decir, no hace falta que suene para que se haya producido el efecto. 

En una manipulación hay un alejamiento de las superficies articulares generando un mayor espacio intraarticular. Esto ayuda a reducir de forma momentánea la presión en la articulación, lo que puede ayudar a reducir el dolor.

¿Qué es el sonido?

El sonido no son más que pequeñas burbujas de gases que están presentes en el líquido sinovial que lubrica la articulación. Estas burbujas se forman de manera espontánea y no son perjudiciales. Al hacer la manipulación estas pequeñas burbujas pueden explotar debido a los cambios a nivel de presión de la articulación y provocar ese sonido.

Por lo tanto, el sonido no tiene que ver ni con huesos chocando ni con huesos recolocándose, sino que lo provoca el estallido de gases. Esto también responde a porqué algunas articulaciones suenan más que otras y algunas directamente no suenan, ya que no todas presentan este líquido, ni la misma cantidad de gases.

¿Qué efectos produce?

Los efecto mecánicos que produce una manipulación son muy simples. En el momento que se produce una manipulación, el alto impulso realizado, provoca que la articulación llegue al límite del movimiento para inmediatamente después volver a su sitio original. Por lo tanto no existe una recolocación, ya que es un movimiento de ida y vuelta.

Por otro lado existen una serie de efectos neurofisiológicos desencadenados por la manipulación que actualmente están siendo estudiados. Estos efectos son  los buscados cuando se realiza esta técnica. Son los efectos encargados de reportarnos esa sensación de liberación y alivio. En la articulación se van a liberar una serie de sustancias que tienen la capacidad de generar analgesia y modular negativamente el dolor, es decir, disminuirlo.

Estos efectos no son exclusivos de la manipulación, sino que otras técnicas de movilización también los provocan. Pero es verdad que las manipulación destacan por su inmediatez a la hora de provocarlos. Es por ello que es una buena solución aplicar una manipulación para conseguir una ventana de trabajo con un nivel de dolor menos elevado y poder realizar otro tipo de ejercicios o tratamientos en ese momento.

Efectos neurofisiológicos

A nivel neurofisiológico tiene lugar un fenómeno de facilitación central que da lugar a un incremento en el campo receptivo de las neuronas centrales. Esto permite que estímulos inocuos y estímulos subumbral accedan a las vías centrales del dolor, con ello lo que conseguimos es un incremento de la tolerancia al dolor y del umbral de activación de estos receptores, lo que acaba dando lugar a analgesia. Además se ha sugerido que el estímulo mecánico también puede afectar en las fibras terminales de los nervios, para que  reduzcan las señales nociceptivas en las zonas inervadas. Es posible que en algunos casos, cuando existe una contraindicación para la técnica se dé el fenómeno contrario y lo que aparezca sea un estímulo sobre estas terminaciones y por lo tanto las señales aumentan, pudiendo llegar a un aumento del dolor.

Por lo tanto estas técnicas tienen la capacidad de alterar el sistema central de procesamiento de la información. Además a nivel local parece que estas técnicas pudieran actuar en el segmento biomecánico produciendo liberación de adhesiones.

Como curiosidad hay estudios que demuestran que un individuo sano tiene la capacidad para recolocar su columna lumbosacra en una posición neutra, pero esta habilidad se pierde cuando existe algún proceso lesivo  en la zona, por lo tanto puede ser interesante el uso de la manipulación en esta zona para modificar el comportamiento a nivel de procesamiento y a partir de ahí poder trabajar de forma más eficaz sobre esas capacidades que nos otorgan un mayor control sobre el cuerpo.

Por último un factor muy importante a tener en cuenta en este tipo de técnicas es el efecto placebo y las creencias del paciente. Ya que al ser una técnica muy visual sobre la que el paciente recibe mucha información es muy importante explicar bien de qué trata para que el paciente esté tranquilo y preparado para ello.

¿Para qué se usan?

Las manipulaciones se usan como parte del tratamiento, siempre que el paciente las tolere y nos pueden ayudar a conseguir nuestros objetivos. Al realizar una manipulación abrimos una ventana terapéutica, donde conseguimos un nivel alto de analgesia, donde podemos realizar otro tipo de técnicas o ejercicios que antes eran más complicados debido al dolor. Es una técnica que puede generar un gran alivio si se usa de la forma correcta, pero no va a solucionar los problemas por sí sola. Esto se debe a que no es capaz de producir cambios duraderos, la única forma de conseguir estos cambios es mediante la práctica de ejercicio de forma habitual y constante. Un ejercicio que sea pautado y que esté orientado a conseguir los objetivos individuales de cada paciente.

¿Tiene contraindicaciones?

Como cualquier otra técnica de la fisioterapia existen una serie de precauciones a tener en cuenta cuando se realiza esta técnica. Además de cualquier contraindicación general para cualquier técnica de la fisioterapia, en este caso hay que tener especial atención en algunos casos:

  • Si el paciente tiene o ha tenido una fractura reciente. Como es una técnica que requiere de alta velocidad no está indicada en estos pacientes por el riesgo de refractura.
  • En pacientes con osteoporosis. En función del grado esta técnica puede provocar fracturas o fisuras ya que en esta patología el hueso se encuentra debilitado y si no se toman las suficientes precauciones a la hora de realizar la técnica el resultado puede ser negativo.
  • Pacientes con kinesofobia, es decir, miedo al movimiento. Es un técnica que genera mucho movimiento y muy rápido, por lo tanto en un paciente que padezca este tipo de afecciones no se debe realizar porque podemos provocar efectos contrarios a los buscados.
  • Malformaciones anatómicas que impidan la realización de la técnica. En este caso las consecuencias pueden ser variadas y donde tienen una peligrosidad potencialmente mayor es en la región cervical, por lo tanto en caso de duda lo mejor es aplicar otras técnicas.
  • Inestabilidades articulares. Cuando existe una inestabilidad articular significa que en la articulación no están claros los límites del movimiento y por lo tanto se puede llegar a producir una luxación si la técnica no se aplica con las suficientes precauciones.

Conclusiones

Es importante que la persona que realiza las manipulaciones esté adecuadamente formada para ello. Son técnicas complejas que dependiendo de cual sea la articulación objetiva si no se hacen de la forma correcta pueden provocar efectos secundarios desastrosos.

Por lo tanto a la hora de recibir una manipulación hay que asegurarse de que el profesional es el correcto. El fisioterapeuta es el profesional que las puede realizar, ya que es una técnica que está dentro de la terapia manual, que es una de las herramientas que el fisioterapeuta tiene a su disposición para el tratamiento de los pacientes.

Es una técnica que debe aplicarse siempre con el consentimiento del paciente y siempre como coadyuvante en el tratamiento.

Bibliografía

 

Bautista-Aguirre F, Et al. n.d. “Effect of Cervical vs. Thoracic Spinal Manipulation on Peripheral Neural Features and Grip Strength in Subjects with Chronic Mechanical Neck Pain: A Randomized Controlled Trial.” https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28215058

Espí-López GV, Et al. n.d. “The Effect of Manipulation plus Massage Therapy versus Massage Therapy Alone in People with Tension-Type Headache. A Randomized Controlled Clinical Trial.” https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26989818

Leininger B, Et al. n.d. “Spinal Manipulation or Mobilization for Radiculopathy: A Systematic Review.” Accessed January 20, 2020. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21292148

Pickar, J. G. n.d. “Neurophysiological Effects of Spinal Manipulation.”  https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/14589467

Vier C, Et al. n.d. “Effects of Spinal Manipulation and Pain Education on Pain in Patients with Chronic Low Back Pain: A Protocol of Randomized Sham-Controlled Trial.” https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/30271716