El papel de la familia en las enfermedades neurológicas en niños

En los casos de enfermedades neurológicas en niños el papel de la familia es fundamental. Dada la corta edad de los pacientes necesitan el apoyo y ayuda de padres y familiares para poder llevar una vida lo más normal posible.

Cuando a nuestro hijo o a un familiar cercano le diagnostican una enfermedad neurológica se nos cae el mundo encima. Es cierto que dentro de lo que se llaman enfermedades neurológicas hay muchas variaciones y grados, y que cada paciente presenta unos síntomas concretos y una evolución o progresión de la enfermedad. Pero en general se puede decir que estos niños tendrán unas necesidades especiales en las que la ayuda de sus familiares es vital.

En esta dura tarea no se está solo. Además de los equipos médicos, la ayuda de la fisioterapia puede resultar muy importante. En Fisiohogar contamos con fisioterapeutas con amplios conocimientos en esta especialidad que le acompañarán y asesorarán en las diferentes etapas.

Lo importante es que se inicie el tratamiento cuanto antes. Una vez que se ha determinado el problema y que el conjunto de especialistas establece un plan de trabajo hay que ponerse manos a la obra.

Dependiendo de cada caso y de sus peculiaridades se realizarán ejercicios, movilizaciones, estiramientos, masajes, etcétera. Cada una de estas actividades está destinada a trabajar un área o problema. En este tipo de enfermedades suele ser habitual presentar problemas de movilidad, de adopción de posturas correctas, de coordinación de movimientos, de agilidad en las manos…

Lo importante es que para cada problema hay una terapia adecuada que puede ayudar mucho al niño y hacerle la vida más fácil. Y en esa tarea la labor de los padres y familiares es muy importante. Además de acompañarles y darle seguridad y tranquilidad al estar con ellos, aprenden a tratarlos, a realizar los masajes o a ayudarles con ejercicios. De esta manera los padres están también más tranquilos al saber cómo actuar con sus hijos.