La rehabilitación después de una lesión deportiva

Después de una lesión deportiva es muy importante someterse a un tratamiento de fisioterapia. Es cierto que dependiendo del tipo de lesión el tratamiento puede variar mucho, tanto en el tipo de ejercicios como en la duración del mismo.

Pero en cualquier caso no hay que dejar pasar el tiempo y pensar que nos podemos recuperar solos. A veces puede funcionar, sin embargo podemos pecar de confiados y causarnos alguna otra lesión. Para evitar cualquier tipo de problemas lo mejor es acudir al fisioterapeuta y contarle nuestro caso.

En nuestro equipo contamos con profesionales especializados en el ámbito de los deportes que pueden estudiar su caso y determinar cuál es el modo más adecuado de conseguir la deseada recuperación. El objetivo que hay que marcarse con la rehabilitación fisioterapéutica no es solo conseguir el estado de salud que teníamos antes de la lesión, debe ser más ambicioso y buscar una mejora.

Al realizar el tratamiento de recuperación después de una lesión deportiva, los fisioterapeutas pueden ayudarle también a detectar el motivo que ha provocado la lesión y trabajar la zona para que no vuelva a suceder.

Por otro lado, la rehabilitación después de una lesión deportiva debe iniciarse cuanto antes. En cuanto desaparezcan los síntomas o molestias mayores es bueno empezar a ejercitar los músculos y articulaciones cuanto antes para que no se agarroten.

El plan de trabajo será al principio suave, con leves movilizaciones que vayan sacando a las piernas, brazos o hombros o torso del periodo de inactividad y reposo. Serán movimientos suaves que no provoquen dolor y, en el caso de aparecer hay que decirlo rápidamente para parar.

También se suelen realizar en esta etapa masajes. La idea es descontracturar la zona e ir logrando que los músculos y ligamientos recuperen su flexibilidad y elasticidad. Además, los masajes tienen un efecto relajante que contribuye a hacernos sentir mejor y, por extensión, más motivados para seguir trabajando.

Poco a poco, y siempre bajo vigilancia de un fisioterapeuta, se irán intensificando los programas de ejercicios para adquirir más fuerza y flexibilidad y recuperar el estado inicial e incluso mejorarlo.