Fisioterapia para el síndrome de Down

¿QUÉ ES EL SÍNDROME DE DOWN?

El Síndrome de Down es la alteración genética más frecuente, está causada por la triplicación del cromosoma 21, de forma completa o parcial. Se denomina “síndrome” porque reúne una sintomatología y unas características que pueden ser comunes pero que no todos los pacientes tienen porqué presentar.
Las personas con síndrome de down tienen una fisionomía característica, además de unos signos físicos y cognitivos comunes, así como la predisposición a ciertas patologías cardiacas, endocrinas y digestivas o problemas de visión, entre otros.

Como signos físicos se pueden destacar:

  1. La hipotonía, es decir un bajo tono muscular.
  2. Una disminución de la fuerza.
  3. La laxitud ligamentosa, predisposición a la luxación de caderas en recién nacidos.
  4. La hipermovilidad articular.
  5. Y la predisposición a las deformidades en articulaciones: escoliosis, genu valgo o varo y pie plano o varo.

FISIOTERAPIA EN EL SÍNDROME DE DOWN

Como siempre cuando hablamos de la fisioterapia, cada paciente es único. En este caso, las personas con Síndrome de Down pueden tener síntomas específicos o patologías asociadas muy concretas que hacen que cada tratamiento deba ser personalizado.
Es imprescindible empezar con los niños desde que son bebés. Con programas de atención temprana se disminuye el retraso a nivel madurativo que puedan tener. Esto se consigue mediante ejercicios que aumentan el tono muscular y facilitan el aumento de la fuerza.
Además de la importancia de trabajar el desarrollo motor, la fisioterapia es muy útil en las patologías asociadas:
Alteraciones cardiacas: casi la mitad de los niños sufren algún problema cardiaco, en muchos casos es necesaria la cirugía o el cateterismo. El fisioterapeuta puede intervenir para acelerar su procesos de recuperación en diferentes aspectos: cinesiterapia, tratamiento de la cicatriz, fisioterapia respiratoria para evitar infecciones, etc.
Alteraciones respiratorias: sobre todo la apnea obstructiva del sueño y las derivadas de las alteraciones de las vías aéreas. Es recomendable trabajar con ellos la fisioterapia respiratoria, pautas para el drenaje de mucosidad que disminuya el riesgo de infecciones.

Es importante contar en todo momento con los padres, integrarlos en la terapia ya que la fisioterapia debe formar parte de su vida diaria y, sobre todo, cuando son pequeños, asociarlo al juego en un ambiente agradable donde estén cómodos y no se aburran.

https://www.nichd.nih.gov/espanol/salud/temas/down/informacion/Pages/asociarse.aspx
Campos C. TRASTORNOS RESPIRATORIOS EN NIÑOS CON SÍNDROME DE DOWN. Neumol Pediatr 2015; 10 (3): 101 – 105