El esguince externo de tobillo

esguince

 

El esguince externo de tobillo es el más frecuente y se produce por una torsión del tobillo en inversión y flexión plantar que tensa el ligamento lateral externo. Si esa tracción fuera muy fuerte podría afectar a otros ligamentos y hasta romper la cápsula anterior.

En muchos deportes de equipo y salto, este tipo de lesión se produce en la recepción de un salto con un mal apoyo, en muchas ocasiones, por pisar a otro jugador.

Los objetivos iniciales del tratamiento del esguince son:

  • Controlar la inflamación
  • Controlar el dolor
  • Evitar la carga de peso


Para ello, el tratamiento en el primer momento será:

  • Elevar el miembro lesionado (para permitir el drenaje del edema)
  • Aplicar hielo (para reducir la inflamación y controlar el dolor)
  • Vendaje compresivo (para prevenir la inflamación)
  • Administrar medicación antiinflamatoria y el dolor)
  • Deambular en descarga con ayuda de muletas


En función de la gravedad de la lesión los esguinces se clasifican de la siguiente manera.

  • ESGUINCE LEVE (GRADO I): se puede permitir el apoyo a partir del segundo día y comenzar con ejercicios de flexo-extensión. Es conveniente utilizar un vendaje funcional al reanudar la actividad deportiva (generalmente, a partir de la segunda semana)
  • ESGUINCE MODERADO (GRADO II): a partir del segundo día se permitirá el apoyo, con el tobillo protegido por una tobillera semirrígida o con un vendaje funcional.
  • ESGUINCE GRAVE (GRADO III): deben ser evaluados por un traumatólogo que decidirá si aplica tratamiento ortopédico o quirúrgico.


Independientemente del grado de esguince, en la primera fase (primeras 48h) de un esguince de tobillo va a ser siempre el mismo y va a basarse en la utilización del “método” RICE: reposo, hielo, compresión, elevación.

Una vez descartada la fisura por medio de una radiografía y determinado el grado de la lesión, hay que comenzar con el tratamiento de fisioterapia para recuperar el movimiento de la articulación cuanto antes protegiendo siempre el ligamento lesionado.