¿Doctor Google supongo?

Esta pregunta se la he realizado a algún paciente cuando me ha comentado alternativas mas cómodas o placenteras de tratamiento.
En uno de los últimos congresos a los que asistí se presentó la posibilidad del consenso terapéutico entre el terapeuta y el paciente, en el tratamiento de ciertas patologías como el dolor crónico inespecífico y durante la mesa de debate, un ponente planteo la pregunta: Esa negociación ¿es a dos o a tres bandas? La tercera en discordia es la información proveniente de internet.
La INFOXICACION, como la describe muy bien un gran profesional de la fisioterapia, como es Miguel López, en su blog tufisio.net, es la intoxicación por un exceso de información mal manejada.
Internet ha democratizado el acceso a cualquier tipo de información en general, favoreciendo la aparición de un sinfín de fuentes con una veracidad un tanto dudosa, pero con un público objetivo muy marcado y afín que por ciertos sesgos y creencias, toman como dogmas lo que en ocasiones solo son especulaciones o evidencias sin ningún tipo de rigor científico.
Es bueno para cualquier persona su auto-formación en salud ya que redundará en la preservación de su propia salud o ayudará a mejorarla llegado el caso, pero esta información debe ser veraz y real y no ampararse en pseudociencias, que prometen la gloria, pero que por norma solo ocasionan la ruina.
Es en este punto donde aparecen las FUENTES, aquellas personas o instituciones cuya información ya ha pasado un proceso de cribado y depuración que le da un plus de confianza al contenido expuesto en cualquiera de sus fuentes de difusión (Redes Sociales, blog, publicaciones, foros…)
En ocasiones yo como profesional he aprendido más de familiares de enfermos que de libros o de internet, por la depuración y el filtraje realizados por estas personas, del global de información existente sobre dicha patología.
Encontrar fuentes de información es un proceso largo, ya que conviene contrastar opiniones, criterios, pero sobretodo validar la EVIDENCIA sea científica o clínica para dar al argumentario una base real, veraz y útil.
El mayor problema es que en la mayoría de las ocasiones, la información sobre ciertos estudios se encuentra solo en ciertas publicaciones de carácter profesional, a las cuales la gran mayoría de la población no puede acceder y generalmente de encuentra en otros idiomas, por norma el inglés, que al llevar el añadido de poseer un lenguaje más técnico hace que dicha información sea ignorada y dejada de tener en cuenta.
Ante cualquier duda, pregunta a cualquier profesional sanitario pero cuidado con lo que se lee en internet ya que no se sabe ni quien lo ha escrito ni con que intenciones.
Un saludo a todos.