Consejos fisioterapéuticos para después del embarazo

Seguir unos cuantos consejos fisioterapéuticos después del embarazo pueden marcar la diferencia de una buena y rápida recuperación.

El embarazo es una etapa única en la vida de una mujer. Es una fase en la que se experimentan muchos cambios y  se sienten cosas muy especiales. Pero es cierto que varios de esos cambios no es que resulten especialmente placenteros, más bien al contrario, nos cansan y nos provocan molestias a veces demasiado grandes.

Para que estos cambios no dejen una huella en tu cuerpo que no quieres, la fisioterapia especializada en el postparto puede ser de gran ayuda.

¿Qué cómo funciona? Sencillo, después de dar luz y cuando te empieces a sentir algo recuperada puedes acudir a expertos en fisioterapia. Valorarán tu estado general teniendo en cuenta tus condiciones físicas previas al embarazo, observarán los cambios que te ha provocado la gestación y el parto y comprobarán en que momento de recuperación te encuentras.

A partir de todos estos datos podrán acompañarte en tu proceso de recuperación y podrán darte una serie de consejos para que los pongas en práctica a diario.

Entre los consejos más habituales y los que más pueden influir en tu proceso de recuperación después del embarazo estarían:

  • Ejercicios del suelo pélvico. Después del embarazo y el parto es importante realizar ejercicios para reforzar y recuperar la musculatura del suelo pélvico. Con los esfuerzos del parto esta musculatura se ve afectada de manera importante y hay que prestarle especial atención para que no provoque problemas en esta zona. Un ejercicio muy simple es encoger o apretar esta zona en series y repetir el ejercicio, que se puede hacer en cualquier lugar, varias veces al día.
  • Ejercicios para las lumbares. La zona de las lumbares es una de las que más sufre con el aumento de peso durante el embarazo. Para controlar los dolores de esta zona y reforzar la musculatura tu fisioterapeuta te dará unas pautas para hacer ejercicios y movilizaciones.
  • Abdomen. La tripa es sin duda una de nuestras mayores preocupaciones, aquí el primer consejo es que te lo tomes con calma, no se puede volver a tener el vientre plano en pocas semanas. Sin embargo, con la repetición de una serie de ejercicios se puede mejorar de manera notable.