Adiós al Myolastan

En nuestra actividad profesional seguimos encontrando casos de pacientes que siguen tomando y acabando las reservas de Myolastan como parte de su tratamiento auto-administrado contra contracturas musculares.  Por eso, hoy queremos informaros sobre las razones que han llevado a la agencia Europea de medicamentos a prohibir el uso de este fármaco en todo el territorio de la Union Europea.

Myolastan es el nombre comercial de un medicamento llamado Tetrazepam cuyo uso (sobreuso en algunos casos) ha sido muy extendida contra las contracturas agudas.  Este relajante muscular funciona a nivel del Sistema Nervioso Central y Periférico, facilitando la inhibición de los neurotransmisores.

Vamos a explicar este proceso brevemente:  para que un músculo se encuentre en un estado de contracción prolongada (contractura muscular), este recibe la “orden” de quedarse en este estado desde los “centros de mando” que tenemos en el cerebro y en la médula espinal.  Estas “órdenes” llegan al músculo vía varios nervios que no están conectados entre ellos, pero dependen de unas moléculas de información que van de un nervio al siguiente.  Estas moléculas se llaman neurotransmisores.  Si un fármaco bloquea la producción de los neurotransmisores, entonces, la “orden” llega mal al músculo por lo que no se contrae tanto.

La agencia de farmacovigilancia francesa lanzó la alarma en noviembre del 2012 por un aumento importante en problemas cutáneos graves en pacientes que tomaban este medicamento. De los 1616 casos, 305 pacientes sufrieron daños muy serios, incluido un caso mortal (Sindrome de Stevens-Johnson) y 9 casos mortales por el Síndrome de Lyell entre otros.  Estos resultados se confirmaron, en menor medida, en otros países de la Unión Europea con complicaciones como prurito y urticaria, eritema multiforme, necrosis dérmica tóxica y angioedema.

Después de la alarma que dió francia, incluida su prohibición del mercado, otros países de la Unión Europea siguieron el ejemplo.  En España no se dio demasiada importancia a estos bajos porcentajes, pero el riesgo de síndromes peligrosos y muertes registrados obligaron a la agencia europea de medicamentos tomar una decisión generalizada a toda la Unión y a partir del 1 de julio de este año se suspendió la comercialización de este fármaco.

Por supuesto nuestra recomendación es la de no jugar con el fuego y llevar todas las reservas que pueden tener en casa de este fármaco y de otros que contienen Tetrazepam a la farmacia más cercana.

Por supuesto seguiremos recomendando un tratamiento más conservador y natural para las contracturas musculares.  Sí un músculo se encuentra en estado de contractura, solo se trata de su forma de “protestar” contra un mal o sobre uso que le estamos dando.  Mucho mejor corregir posturas dañinas y mejorar hábitos que intentar enmascarar el dolor.  Hay que recordar que el dolor es una de las alarmas que tiene nuestro cuerpo para avisarnos de que algo anda mal.

Ante cualquier duda o pregunta, mejor preguntar a tu fisioterapeuta de confianza.

Aquí os dejamos algunos enlaces para ampliar la información del artículo.

http://goo.gl/kfuvo0

http://goo.gl/xiHCgq

http://goo.gl/Bn5LNo