Tu fisioterapeuta de cabecera para dolores musculares

Los problemas de dolores musculares afectan a un colectivo muy amplio y variado de personas. Tratar estos problemas y solucionarlos o disminuir sus efectos es posible con un adecuado tratamiento de fisioterapia.

Déjanos ser tu fisioterapeuta de cabecera para que los dolores musculares y articulares no afecten a tu vida diaria. Estos problemas, aunque en principio son digamos menores, si no se tratan a tiempo y manera adecuada pueden causar importantes molestias o derivar en problemas mayores.

Para que nada de esto ocurra y puedas olvidarte de los dolores musculares, te aconsejamos acudir cuanto antes a un especialista.

Los problemas musculares y articulares afectan en muchos casos a personas entre 30 y 50 años que permanecen mucha horas inmóviles. Principalmente sentados frente al ordenador en su puesto de trabajo o en su caso. Así, se adoptan posturas inadecuadas que van favoreciendo la aparición de contracturas y cargas musculares. también permanecer muchas horas de pie en la misma posición puede hacer que se produzcan distintos problemas articulares y musculares.

Si acudes a nosotros, rápidamente podremos detectar de dónde viene el problema y te prepondremos unas medidas y plan de acción para tratar tu problema.

Con el uso de distintas técnicas y métodos de trabajo de la fisioterapia se logra relajar las sobrecargas y deshacer las contracturas y problemas musculares. De esta forma, las molestias e inconvenientes ocasionados desaparecen y se puede volver a las actividades rutinarias en pleno estado físico.

Además, las sesiones de fisioterapia también le ayudarán a adoptar posiciones más adecuadas al trabajar ante el ordenador, al sentarse, a aprender la importancia de realizar pausas y qué ejercicios se pueden hacer en unos minutos.

El objetivo es que además de curar y mejorar los problemas musculares, aprendamos la importancia de la prevención. Porque aunque un tratamiento de fisioterapia puede poner fin a una serie de dolores, lo importante es que no vuelvan a aparecer. Y para ello, necesitamos y queremos estar a su lado.