Tratamientos especializados para recuperar las funciones neuromotrices

Recuperar las funciones neuromotrices es uno de los objetivos de los tratamientos de fisioterapia. Estas funciones se pueden haber perdido o no haber llegado a desarrollarse por distintos motivos, por una enfermedad neurológica, por un accidente, un ictus…

Lo importante es que con un tratamiento y seguimiento adecuado se pueden recuperar estas funciones o al menos se pueden mejorar mucho las capacidades y habilidades del paciente. El objetivo que se pretende alcanzar con estos programas es conseguir que el paciente tenga la máxima autonomía e independencia para realizar las actividades diarias.

Para tratar de reducir sus incapacidades nuestro equipo de fisioterapeutas, en coordinación con los médicos, establecerán sobre qué hay que trabajar y de qué forma. Actualmente dentro de la fisioterapia existen muchas técnicas y métodos que pueden reducir las incapacidades; para ello se combinan distintas técnicas como Perfetti, Bobath o la neurodinámica.

Cada caso se personaliza y la observación y control de las respuestas a los tratamientos es total. De este modo, en cuanto es necesario se llevan a cabo las modificaciones necesarias para que el abordar la nueva situación.

Respecto a los tratamientos en sí se pueden componer de distintos grupos de ejercicios destinados a mejorar:

  • La capacidad de equilibrio
  • La capacidad de coordinación
  • La marcha
  • Los giros
  • La motricidad fina en manos y pies

Estos tratamientos se suelen componer de ejercicios y movilizaciones con muchas repeticiones en los que se busca trabajar la fuerza de los músculos, la elasticidad, la flexibilidad… Se vigila el estado de los ligamentos y de las articulaciones, a la vez que se observan y corrigen problemas derivados de las malas posturas (algo muy habitual en enfermedades neurológicas).

Por parte de nuestros fisioterapeutas el trabajo y vigilancia será constante, pero para alcanzar los objetivos de recuperación de las funciones neuromotrices la participación de los pacientes es fundamental. Hay que acudir con ganas, creyendo que podemos mejorar y siempre con actitud positiva para afrontar los retos que nos marcamos.