¿Se debe escayolar un esguince de tobillo?

En este mes de mayo con el comienzo del buen tiempo y la operación bikini, nos hemos encontrado con varios casos de pacientes que han comenzado a realizar actividades deportivas tras un largo periodo sin ejercitarse, lo que ha producido un sin fin de lesiones. Una de las lesiones que nos hemos encontrado este mes han sido los esguinces de tobillo y una de las preguntas más habituales es ¿por qué se escayola un esguince si no hay fractura?.

La respuesta es complicada pero suele estar relacionado con el temor del médico a que un paciente muy activo que sufre un esguince siga realizando su actividad de alta intensidad sin estar recuperado del todo y pueda sufrir una lesión peor.

En nuestra opinión y conociendo los estudios realizados al respecto, no se debería escayolar un esguince salvo en presencia de una fisura o fractura ósea, y en algunos casos muy graves en los que el médico haga una valoración muy específica.

Hace unos días hubo en twitter una conversación que podéis seguir en este enlaceen la que a raíz de la siguiente afirmación “cada vez que te colocan una escayola para un esguince están ayudando a que se cronifique el problema”, se generó un interesante debate entre médicos y fisioterapeutas defendiendo cada uno su postura.

La evidencia demuestra que en casos de esguinces leves y moderados (se podrían discutir los grados), la inmovilización está desaconsejada porque la pérdida de movilidad y musculatura que conlleva nos producirá problemas para recuperar ese ligamento.

Otra de las preguntas que nos suelen hacer nuestros pacientes es si conviene hacer una radiografía para mejorar el diagnóstico. En este caso les solemos remitir a este artículo de nuestro colega Miguel Lopez para que conozcan las reglas de Ottawa y sepan porque si o porqué no les mandamos a realizar la radiografía.

Una vez descartada la fractura y con un esguince moderado, lo mejor es comenzar un tratamiento de fisioterapia que nos permita ayudar en la recuperación del ligamento y a través de vendajes funcionales, nos proteja de los movimientos que provocan la lesión.

El resumen de mi artículo de hoy podría ser que en muy pocos casos se debe escayolar un esguince de tobillo.

Si has sufrido un esguince y quieres que te ayudemos en la recuperación no dudes en contactar con nuestro equipo para comenzar a trabajar cuanto antes.