Prótesis de cadera, prepara tu cuerpo para una rápida recuperación

Después de que te hayan colocado una prótesis de cadera debes poner todo tu empeño en cuidar tu cuerpo para tener una pronta recuperación. Para que no estés solo en este proceso y todo transcurra sin incidentes te acompañamos en todo momento.

Los consejos y ayuda de la fisioterapia pueden acelerar el proceso de recuperación de una intervención de prótesis de cadera de manera notable.

Independientemente del motivo que te haya llevado a tener que someterte a una operación de cadera (desgaste o rotura) tienes que pasar por un periodo en el que tendrás disminuidas tu capacidad de movilidad y de fuerza. Por todo ello, debes preparar tu cuerpo y también tu mente para afrontar el proceso en las mejores condiciones y lograr unos resultados que te devuelvan tu autonomía.

Éstas son algunas recomendaciones que debes tener en cuenta:

  • Conoce tus límites. Antes de nada debes conocer tus límites y asumirlos. Después de la colocación de la prótesis de cadera tu cuerpo estará resentido, más flojo, torpe y además puede que tengas miedo a realizar ciertos movimientos. Por eso, debes de ser consciente de qué puedes y qué no puedes hacer, y, a partir de ahí, moverte con cuidado para no correr riesgos.
  • Trabaja la fortaleza de otras partes del cuerpo. Como la cadera con la prótesis y la pierna estarán más débiles y con menos capacidad de movilidad, el peso puede que recaiga en otras zonas, por ello convine tener estas partes fuertes y ejercitadas para que no aparezcan lesiones.
  • La movilidad. Con la ayuda de tu fisioterapeuta comenzarás a los pocos días de la operación a realizar ejercicios que te permitan volver a mover la cadera y la perna. Serán ejercicios repetitivos y de intensidad gradual que, poco a poco, irán aumentado la cantidad y libertad de movimientos.
  • La fuerza. Igual que la capacidad de movimiento, tu fisioterapeuta te ayudará a recuperar la fuerza en la zona donde te han colocado la prótesis.
  • Actitud positiva. Para lograr todo esto contarás con la ayuda y cuidados de los fisioterapeutas, pero todo esto no será suficiente ni conseguirá los mejores resultados si tu actitud no es positiva. Hay que acudir a las sesiones con alegría y pensando que es un reto que podemos superar. Es cierto que habrá momentos difíciles pero con tesón y ayuda se pueden superar.