¿Por qué ir al fisioterapeuta si quiero un masaje relajante?

Hoy quiero hacer una reflexión en voz alta e invitar a nuestros colegas fisioterapeutas al debate. En nuestra práctica de fisioterapia a domicilio, muchos de nuestros pacientes que acuden a nosotros con dolencias agudas comentan habitualmente que visitan regularmente a otros profesionales (masajistas, quiromasajistas, quiroprácticos, osteópatas, acupuntores, etc…) para realizar sesiones de mantenimiento y relajar la musculatura.

En estos casos siempre me pregunto que estaremos haciendo mal los fisioterapeutas porque siendo los profesionales indicados y legalmente autorizados para tratar este tipo de dolencias, los pacientes perciben que somos los indicados para “curarles” cuando su musculatura ha dicho “basta” y ha provocado un dolor agudo que limita la movilidad.

En muchas ocasiones nuestros tratamientos ante estas dolencias tienen que ser muy conservadores puesto que el dolor agudo no permite la movilización y nuestras técnicas de trabajo deben adaptarse a la evolución del paciente.

Normalmente después de pasar el proceso agudo y charlar con el paciente sobre sus hábitos de vida, logramos convencerle de que nuestra función va mucho más allá del tratamiento de las patologías agudas, y conseguimos explicarle que los ejercicios de estiramiento, las movilizaciones de neurodinámica, los ejercicios de potenciación muscular, el pilates adaptado y muchas otras de las herramientas que utilizamos en nuestro día a día, pueden ayudarle a estar mejor. Además de que los fisioterapeutas damos unos masajes relajantes estupendos y nos gusta mucho más poder hacer fisioterapia preventiva que paliativa.

Hoy me toca hacer una defensa del masaje como herramienta del fisioterapeuta y os quiero dejar un enlace con un artículo que expone muy bien los beneficios del masaje a todos los niveles,

http://www.efisioterapia.net/articulos/bases-cientificas-del-masaje-como-terapia

En mi opinión muchas veces queremos resaltar tanto nuestra labor con patologías graves y el tratamiento de pacientes crónicos, que nos olvidamos de que gran parte de la población lo que necesita es nuestra labor de fisioterapia preventiva en la que podemos englobar claramente el masaje como una de las herramientas más importantes, tanto para lograr un efecto relajante como para detectar patologías o dolencias que podremos tratar antes de que se agudicen.

Como he dicho al comienzo de esta entrada me gustaría invitar al debate así que espero vuestras opiniones acerca de esta cuestión ¿hemos abandonado los fisioterapeutas la defensa del masaje como herramienta de prevención? ¿debemos dejar que otros profesionales atiendan las “patologías leves”?