La fisioterapia en el tratamiento de la tendinitis

La tendinitis es uno de los problemas o dolencias más habituales. Aunque en un principio no se presenta como un problema grave, si no se trata de la manera adecuada y a tiempo puede derivar en problemas mayores e incluso en la rotura del tendón.

La forma de tratar una tendinitis es a través de un tratamiento especializado de fisioterapia. La tendinitis es la inflamación de los tendones, que son como si dijéramos unas cuerdas que se encargan de unir los músculos con los huesos. Cuando, por los motivos que sea se produce la inflamación de la zona, se suele sentir un dolor agudo cuando se activa el músculo al que pertenece el tendón.

Las causas por las que sufrimos una tendinitis pueden ser varias, desde una sobrecarga producida por un esfuerzo, lesiones deportivas, problemas degenerativos, por enfermedades como artritis reumatoide o diabetes o simplemente por el desgaste típico de la edad.

En cualquier caso, en el momento en el que se detecta el dolor hay que acudir a un especialista, continuar con nuestras actividades diarias sin tomar las debidas precauciones puede agravar el problema. Si acude a un fisioterapeuta analizará las posibles causa, determinará la gravedad del problema y comenzará de inmediato con el tratamiento más adecuado. En muchos  casos este consistirá en tomar antiinflamatorios, la aplicación de frío o calor en la zona con problemas o la recomendación de guardar reposo hasta que se vaya controlando la inflamación.

A estas medidas se añaden los cuidados de la fisioterapia destinados a calmar el dolor, reducir la inflamación y también fortalecer, en la medida de lo posible, los tendones y músculos para prevenir nuevas tendinitis.

El tratamiento de la tendinitis suele constar por un lado de masajes destinados a mitigar el dolor y destensar la zona y por el otro de ejercicios que buscan el estiramiento y fortalecimiento de los músculos y tendones.