Fisioterapia para enfermedades degenerativas

La fisioterapia para las enfermedades degenerativas es una de las especialidades de la fisioterapia. Dentro de la terapia neurológica la centrada en las enfermedades neurológicas tiene mucha demanda.

Las personas que padecen algún tipo de enfermedad de estas características precisa ayuda, y  también sus familiares y cuidadores.

Entre las enfermedades degenerativas se encuentra por ejemplo el Alzheimer y el Parkinson. Cada una con sus características y peculiaridades provoca unos daños en el organismo que hacen que la terapia sea para ellos fundamental.

En el caso del Parkinson se pueden manifestar en personas de cualquier edad, aunque más bien en edad adulta. Mientras que el Alzheimer afecta más a las personas mayores, aunque también hay muchos casos en los que se presenta alrededor de los 50 años.

En cualquier caso, lo fundamental es que, una vez diagnosticada la enfermedad degenerativa, se acuda a expertos en fisioterapia para que, en coordinación con su médico, elaboren un programa adecuado a su caso. Dadas las características de estas enfermedades las revisiones de los tratamientos son esenciales. Periódicamente el fisioterapeuta revisará el estado del paciente y según sea su evolución introducirá cambios en el programa para atender las necesidades más acuciantes.

Las terapias

Partiendo de la base de que los tratamientos son personalizados le comentamos algunas de las posibilidades de la fisioterapia para las enfermedades degenerativas.

  • Flexibilidad de los músculos. Las sesiones de masajes combinadas con tablas de ejercicios pasivos y activos permiten recuperar la flexibilidad de ciertas partes del cuerpo que por la enfermedad y el paso de los años se vuelven más rígidas.
  • Estiramientos. Una vez que se ha trabajado la flexibilidad o de manera simultánea se realizan ejercicios de estiramientos que contribuyen a una buena colocación de los ligamentos, músculos…
  • Coordinación y equilibrio. Las enfermedades degenerativas atacan fuertemente a la capacidad de coordinación y equilibrio haciendo que se pierda capacidad de movimiento y autonomía.
  • Adopción de posturas correctas. Las contracturas y el encogimiento de los músculos provoca que se adopten posturas antinaturales, corregirlas y adquirir hábitos para no adoptarlas es el objetivo de la fisioterapia.
  • Motricidad fina. Los pacientes de enfermedades degenerativas ven afectada sus capacidades de motricidad fina. Por eso, parte de la terapia se encamina a hacer ejercicios que favorezcan el manejo fino de la mano.