Bipedestación temprana en pacientes con daño cerebral

 

¿Por qué es importante la bipedestación temprana?

Existen diversos tipos de patología por daño cerebral adquirido: como un traumatismo craneoencefálico o un accidente cerebrovascular o ictus, lesión por resección tumoral, etc. En todos estos casos los pacientes permanecen hospitalizados en posición de decúbito y, pasada la fase aguda, algunos son capaces de conseguir la posición de bipedestación por ellos mismos, otros con ayuda o ayudas técnicas, mientras que otros son incapaces de lograrlo. Esto va a depender de muchos factores, la gravedad de la lesión, la voluntad y ánimo, la existencia de otras lesiones, el estado físico y cognitivo del paciente anterior y posterior al accidente, etc.

Salvando lo citado anteriormente, siempre con la prudencia y el conocimiento de la situación adecuado, existen numerosos beneficios en invertir parte del tiempo de nuestro tratamiento como fisioterapeutas en una bipedestación segura, dinámica y progresiva.

Esta bipedestación puede realizarse de diferentes formas, dependiendo de lo dicho en párrafos anteriores, bipedestación activa, con y sin marcha, con ayudas técnicas, con ayuda de la fisioterapeuta o incluso con planos verticales o bipedestadores.

Beneficios de la bipedestación

Estos son algunos de los beneficios que la bipedestación desde fases tempranas pueden aportar a nuestros pacientes:

Beneficios para el sistema óseo: la bipedestación y la carga en esa posición juegan un papel muy importante en la prevención y el tratamiento de la osteopenia y la osteoporosis, es decir, previenen la desmineralización ósea y, por lo tanto, ayudan a prevenir futuras fracturas.

 

Beneficios para el sistema gastrointestinal: Es común entre pacientes encamados el padecer de estreñimiento, la posición vertical promueve el peristaltismo intestinal y ayuda a reducir este molesto síntoma.

 

Beneficios sobre la respiración: la caja torácica, la pelvis y el diafragma están en una posición adecuada anatómica y fisiológicamente, donde las costillas pueden expandirse con mayor naturalidad, las vías aéreas superiores tienen una mayor facilidad para el paso del aire, el diafragma puede contraerse y relajarse correctamente y, por lo tanto, el sistema respiratorio puede realizar su función de manera más eficiente.

 

Beneficios sobre la musculatura: quizá los mayores beneficios de la verticalización o la bipedestación podemos encontrarlos a nivel muscular y articular: previene las retracciones musculares y las contracturas, ayuda a fortalecer la musculatura en miembros inferiores. La correcta alineación del cuerpo y segmentos corporales favorecen un tono adecuado en la musculatura antigravitatoria, aportando una mayor estabilidad a nivel de extremidades cabeza y tronco.

 

Beneficios sobre la propiocepción: la carga parcial o total en posición bípeda ayuda a la recuperación de la neurona motora mediante estímulos de cinestésicos, táctiles por presión, de posición, etc.

 

Beneficios sobre el sistema cardiovascular: Activa y mejora la circulación sanguínea, de tal manera que los tejidos reciben mayor oxigenación, se previene la sintomatología ortostática, etc.
Otros beneficios: mediante la verticalización restamos presión a calcáneos, isquiones, sacro, etc. Por lo tanto es una manera eficaz de prevenir las úlceras por presión. También puede resultarnos de utilidad la bipedestación para mejorar el estado psicológico de la paciente, ayudando a fomentar la autoestima y la autoimagen del paciente.