Atención a domicilio tras una operación de cadera

Después de una operación de cadera es muy importante recibir un tratamiento de fisioterapia. De esta manera se pueden acelerar los tiempos de recuperación y volver a tener una vida normal. Y recibir esta atención a domicilio es aún más conveniente y, sobre todo, más cómoda y segura.

Cuando se toma la decisión de realizar una intervención para colocar una prótesis de cadera suele ser debido a que los huesos están muy deteriorados y los músculos y articulaciones también se ven afectados. Todo esto hace que el paciente sufra dolores y que vea disminuida su capacidad de movimientos. Todo esto puede hacer que después de la operación, como los dolores y molestias más grandes han desaparecido, el paciente no crea conveniente tener que hacer rehabilitación.

Sin embargo, esta actitud no es recomendable. No hacer rehabilitación puede hacer que forcemos unos músculos más que otros o que hagamos movimientos que no nos convienen.

Normalmente después de tres o cuatro días en el hospital se regresa a casa después de la intervención para la colocación de la prótesis de cadera. Es entonces cuando resulta muy conveniente tener la ayuda y asesoramiento de un experto en fisioterapia.

Aunque cada tratamiento de rehabilitación es único y a medida de cada paciente, en general podemos decir que se compone de:

  • Consejos. El asesoramiento es más importante de lo que creemos. Al llegar a casa el fisioterapeuta puede ver cómo es nuestro hogar y detectar puntos que pueden resultar peligrosos como escalones, alfombras, cables por el suelo, la altura de la cama, bañera… De esta manera podemos acomodar nuestro entorno para hacerlo más seguro y cómodo para movernos. También nos pueden enseñar pequeños trucos para subir y bajar escaleras, cómo sentarse y levantarse, cómo vestirse, etc.
  • Ejercicios y masajes. Las sesiones a domicilio de fisioterapia se suelen componer de masajes, que ayudan a relajar la zona, a deshacer contracturas y a tener los músculos flexibles y ágiles, y de ejercicios destinados a fomentar la fuerza y la capacidad de movilidad de toda la zona de la cadera y de las piernas.