Tengo vértigo, ¿cómo puedo tratarlo?

En más de una ocasión hemos oído hablar a personas de nuestro entorno que tienen vértigo, aunque no sabíamos exactamente qué causas y síntomas le identificaban. Sin embargo, ahora estás más cerca de comprenderles porque, después de sentirte mal, has acudido al hospital y tu médico te ha indicado que tú también lo padeces. Sin embargo, tienes serias dudas sobre el mismo. Por ese motivo, te interesará este artículo en el que te lo vamos a dar a conocer a fondo.

¿Qué es el vértigo?

Vértigo, síntoma y no enfermedad
Vértigo, síntoma y no enfermedad

Cuando mencionamos la palabra vértigo, lo primero que tenemos que tener en cuenta es que no se trata de una enfermedad. Sencillamente es un síntoma, una sensación que experimenta alguien en un momento determinado y que le hace sentir que todo lo que tiene a su alrededor está en movimiento, que se va a marear o sencillamente que parece que se va a caer al vacío, cuando no es así.

Precisamente por todo lo expuesto, podemos destacar que los principales síntomas que se asocian con esa situación son el mareo, una notable sensación de inestabilidad y desequilibrio, dolor de cabeza, desmayos o incluso náuseas.

Asimismo, no hay que olvidar que hay quienes cuando tienen vértigo también se ven en la necesidad de tener que hacerle frente incluso a problemas para poder enfocar bien la vista o para poder oír de la manera más normal.

Situaciones todas esas que llevan a que no puedan levantarse de la cama porque los síntomas aumentan y hacen acto de aparición de manera irremediable.

Por eso, se hace imprescindible ponerse en manos de profesionales sanitarios para que realicen el diagnóstico más preciso posible y, en caso de que determinen que se trata de vértigo, puedan determinar el tratamiento más adecuado al respecto.

Causas del vértigo

Infección en el oído, una de las causas del vértigo
Infección en el oído, una de las causas del vértigo

No existe una única causa que provoque un cuadro de vértigo, es más, son muchas y variadas las situaciones que pueden generar el mismo. No obstante, entre las más habituales y significativas podemos destacar las siguientes:

Alteraciones en la presión arterial. Las personas mayores son, sobre todo, las que más sufren el síntoma que nos ocupa por culpa de esos cambios en su tensión, pues los mismos se ven provocados tanto por medicamentos que ingieren para ciertas enfermedades como por patologías específicas relacionadas con el corazón.

Infecciones y enfermedades relacionadas con el oído. Sin lugar a dudas, uno de los orígenes de muchos cuadros de vértigo es el mencionado órgano auditivo. Y es que el hecho de que la persona sufra una infección en el mismo o una patología que afecta sobre todo a ese pueden traer consigo esa constante sensación de mareo.

Problemas musculares. No hay que pasar por alto tampoco que otras de las causas más frecuentes del vértigo son dificultades en la musculatura cervical, ya sea por culpa de una contractura o bien por falta de movilidad.

Enfermedad de Ménière. Aunque quizás no es el origen más frecuente de la situación que nos ocupa, no hay que olvidar que esa, que resulta bastante desconocida en muchos aspectos, también la puede originar porque provoca náuseas y notables zumbidos en los oídos.

Como consecuencia o “efecto secundario” por haber recibido anestesia para una intervención quirúrgica también puede aparecer el vértigo. Y ni que decir tiene que el mismo puede, de igual modo, afectar a una persona que ha sufrido un trastorno neurológico, como puede ser un ictus, un tumor, una contundente fractura en el cráneo e incluso enfermedades como la esclerosis múltiple.

Tipos de vértigo

Distintos tipos de vértigo
Distintos tipos de vértigo

Si importante es conocer en qué consiste el vértigo, qué síntomas tiene e incluso qué causas lo originan, no menos fundamental es proceder a saber que no sólo hay un tipo sino dos fundamentales. Es decir, los profesionales médicos establecen que esa constante sensación de mareo y pérdida de equilibrio que ahora estamos abordando puede ser fundamentalmente de dos clases:

Vértigo periférico. Sin lugar a duda, esta modalidad es la más habitual, la que afecta a mayor número de personas en todo el mundo. Tiene lugar cuando se ven afectados, por distintas circunstancias y situaciones, lo que es el llamado oído interno y también el nervio vestibular, que es el encargado de que el cuerpo se encuentre en equilibrio. Los síntomas que experimentan quienes padecen este tipo son no sólo sensación de mareo sino, del mismo modo, una notable presión en los oídos incluso una leve pérdida de audición.

Vértigo central. Bajo esta denominación podemos establecer que se encuentra la clase de vértigo que se genera cuando el citado nervio vestibular se ha visto alterado de manera contundente en lo que es el conjunto de sus mecanismos neurológicos. El resultado de esa afectación es que el individuo en cuestión tenga que hacerle frente a consecuencias tales como fuertes e intensos dolores de cabeza, notable sensación de inestabilidad y, por supuesto, incluso situaciones donde podrá llegar a ver doble.

A grandes rasgos, podemos establecer que estos son los dos principales tipos de vértigo que los médicos determinan. No obstante, no hay que pasar por alto tampoco el hecho de que también, en otras ocasiones, suelen hablar de lo que se da en llamar vértigo objetivo y vértigo subjetivo. El primero tiene lugar cuando la persona tienen la sensación de que es ella misma la que gira alrededor de todo lo que tiene a su alrededor. El segundo, por otro lado, se produce cuando ese individuo siente que es lo que hay en su entorno lo que se encuentra girando.

Tratamiento con fisioterapia

Fisioterapia y su tratamiento del vértigo
Fisioterapia y su tratamiento del vértigo

Cuando se tengan esos síntomas lo que se debe hacer de manera inmediata es acudir al médico para que esta pueda establecer el diagnóstico más acertado así como el tratamiento pertinente. Si las pruebas vienen a indicar que el paciente sufre vértigo, es fundamental que se determinen, de igual modo, las causas que lo originan pues en base a las mismas la mejor alternativa será establecer la ingesta de fármacos o bien apostar por otras propuestas como sería el caso de la fisioterapia.

Esta última disciplina sanitaria, que es la que desarrollamos en Fisiohogar, podemos establecer que está indicada para llevarse a cabo en pacientes en los que el vértigo esté producido por situaciones tales como falta de movilidad en la columna o bien compresiones de tipo vascular, entre otras. En ese caso, los expertos establecerán sesiones de trabajo en base a la situación de aquellos, a su edad, a su estado físico y a los síntomas que sufran.

No obstante, lo habitual es que mediante la fisioterapia el paciente con vértigo tenga que acometer actividades como las siguientes:

-Ejercicios para lograr que las partículas generadoras del vértigo puedan volver a su situación normal y conseguir que los pacientes puedan recuperar su equilibrio e incluso acabar con las dolencias que tienen en el oído.

-Ejercicios que conseguirán aumentar y mejorar de manera notable lo que es el tono muscular.

-Ejercicios para mejorar la movilidad cervical.

Asimismo hay que tener en consideración que también en materia de esta sensación de mareo que nos ocupa jugará un papel fundamental la llamada fisioterapia vestibular, que tiene como objetivo fundamental realizar distintas actividades, tanto manuales como instrumentales, que ayudarán sobre todo a que el paciente pueda mejorar su equilibrio.

Fisioterapia para vértigos y mareos

informacion

Contacte ahora con nosotros y, sin compromiso alguno para usted resolveremos todas sus dudas sobre la fisioterapia para vértigos y mareos.

Nombre (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Teléfono

¿En qué podemos ayudarle? (requerido)

Para poder enviar el formulario acepte el aviso legal y la política de privacidad y protección de datos: (marque esta casilla)

La mejor atención a domicilio

opiniones por weeComments

vertigos-mareos

Fisioterapia a domicilio

fisioterapia-vertigos

fisioterapia en casa

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. ACEPTAR

Aviso de cookies