Una ayuda en tu preparación al parto

¿Miedo al momento del parto? Normal, todas lo tenemos. Por muy ilusionadas y felices que nos sintamos por nuestra próxima maternidad, el miedo o más bien la intranquilidad que sentimos antes el momento de dar a luz  es común a todas las embarazadas, incluso para las que no es la primera experiencia.

Cada embarazo es único y el momento del parto puede ser muy diferente de una vez a otra. Por eso, contar información y, sobre todo ayuda y preparación previa, puede hacer que te enfrentes a ese momento con más calma y entereza.

En los programas o cursos de preparación al parto es cada vez más habitual contar con la ayuda de profesionales de la fisioterapia. Su conocimiento del cuerpo y de como los cambios provocados por el embarazo le afectan a partes concretas del abdomen, piernas o espalda resulta de gran ayuda para plantearse masajes y ejercicios que nos permitan preparar el cuerpo para afrontar el parto.

El trabajo de la fisioterapia con las embarazadas en el momento del parto se dividen en las tres fases que tiene el parto:

  • Dilatación
  • Expulsivo
  • Alumbramiento

En cada una de ellas se producen una serie de cambios y sensaciones en las que la fisioterapia puede colaborar. El objetivo general es proporcionar confort, alivio del dolor y evitar el cansancio excesivo.

Para lograrlo el fisioterapeuta utiliza técnicas de distintos tipos de masaje, se puede hacer acupuntura, electroterapia… Así se consigue mitigar el dolor de los músculos en la zona de las piernas, el área lumbar y todo el abdomen que cuando comienza la etapa de dilatación son algunas de las zonas más problemáticas. También se pueden realizar pequeños ejercicios y movimientos que ayuden a eliminar calambres o tensiones musculares que complican y aumentan el dolor.

También son muy importantes las técnicas de respiración (entre nuestras especialidades se encuentra la fisioterapia respiratoria). De esta manera se puede controlar el dolor y contribuir a que en los periodos en los que las contracciones disminuyen de intensidad la mujer se pueda relajar y recuperar fuerzas.

En los periodos expulsivo y de alumbramiento es cuando mayor dolor se siente. La tolerancia al dolor es diferente en cada mujer y además intervienen otra serie de factores que puede facilitar o complicar el parto. En cualquier caso el control de la respiración es uno de las fórmulas que más beneficios o alivio puede reportar a la embarazada.