La fisioterapia respiratoria para mejorar la oxigenación en los bebés

La respiración es vital para el ser humano y al ser algo natural a veces nos olvidamos de ella. Sin embargo, tener una buena oxigenación de nuestro cuerpo es fundamental para contribuir a tener un mejor estado de salud.

En el caso de los bebés es también muy importante ya que contribuye a que están más relajados, duerman y coman mejor y, por tanto, su crecimiento transcurra sin incidencias. Con las técnicas de fisioterapia respiratoria se consigue además solucionar o mejorar problemas de cólicos, dolores de tripa o de dificultad para dormir o estar relajado.

Estas técnicas, aunque sencillas deben ser realizadas por un experto. Su conocimiento de la anatomía y del comportamiento de los bebés es importante para saber cuándo y qué técnicas se deben emplear.

Aunque existen distintas posibilidades y ejercicios principalmente se trata de que el bebé realice ejercicios para respirar con el vientre y con el abdomen. Dado que es muy pequeño y su grado de colaboración es muy pequeño los fisioterapeutas utilizarán distintos métodos para favorecer una correcta respiración y oxigenación.

Entre las técnicas empleadas están

  • Vibración torácica. El fisioterapeuta aplica la punta de los dedos sobre la pared torácica del bebé y se genera una vibración durante la espiración. En esta técnica se combina la comprensión con el drenaje postural.
  • Compresión torácica. El objetivo es favorecer la espiración comprimiendo la caja torácica con un abrazo y aplicando presión en el esternón y las porciones inferiores y laterales del tórax.
  • Percusión torácica. Se golpea repetidamente con la punta de los dedos el pecho del bebé. También en estos ejercicios se usa el drenaje postural.
  • Tos provocada. Con la tos dirigida también se favorece la mejor oxigenación del bebé. Así se despegan las mucosidades que se pegan a las paredes. Para lograr esta tos se puede aplicar una leve presión en la en un lugar concreto de la tráquea.