La fisioterapia en los músicos

La fisioterapia en los músicos

Dedicarse a la música o tener como hobbie tocar un instrumento supone dedicar largos períodos de tiempo a practicar y ensayar, e incluso cuando la postura que adopta el músico es correcta, el hecho de estar mucho tiempo solicitando determinados grupos musculares puede producir sobrecargas y lesiones.

¿Cuales son las LESIONES MÁS FRECUENTES en los músicos?

Un 75% de los músicos sufre o ha sufrido en algún momento alguna lesión musculoesquelética relacionada con tocar un instrumento.

Las más comunes son las sobrecargas musculares y las tendinopatías (tenosinovitis o tendinosis) normalmente originadas por la repetición del gesto, por una técnica o postura inapropiada o, incluso, por la fatiga. En general estas dolencias se localizan en el miembro superior (mano, muñeca, codo y hombro) y en la espalda.

En músicos de viento, por ejemplo, son habituales los trastornos temporomandibulares pero existe una patología exclusiva de los de viento metal, que se conoce como síndrome de Satchmo. Consiste en la distensión y posibles microrroturas del músculo orbicular de la boca, normalmente el problema surge tras diferentes microrroturas que crean un tejido cicatricial que provocan dolor e imposibilidad de tocar con normalidad.

 

Lo primero la prevención

Para ello es necesario tener en cuenta diferentes aspectos:

  • Adoptar unos buenos hábitos posturales, esto es algo muy genérico, ya que dependiendo del instrumento musical que la persona toque la “mejor” postura variará.
  • Calentar con ejercicios aeróbicos para que la sangre llegue a la musculatura y ejercicios de flexibilización para movilizar las articulaciones.
  • Estiramientos, principalmente después de tocar, de aquellos músculos que se soliciten más. En general se focalizan en el tren superior y la columna.
  • Colocar el atril a la altura de los ojos, o lo más cerca posible a esta altura.
  • Trabajar la musculatura respiratoria, sobre todo el músicos de instrumentos de viento
  • Tener una buena condición física a nivel general, realizar ejercicios aeróbicos y de tonificación para tolerar mejor las jornadas de trabajo.

La fisioterapia y la música

Además de la prevención, el trabajo de reeducación postural, la pauta de estiramientos, ejercicios de calentamiento y de tonificación, la fisioterapia es necesaria para tratar las contracturas musculares, la presencia de puntos gatillos miofasciales, los atrapamientos nerviosos, o las tendinopatías. Mediante la masoterapia, la punción seca, la inducción miofascial o la neurodinamia,entre otras, se pueden prevenir y curar lesiones ya instauradas en músicos.

Si tocas algún instrumento y tienes alguna dolencia, no dudes en consultarnos.

 

 

 

 

Almonacid-Canseco G, Gil-Beltrán I, López-Jorge I, Bolancé-Ruiz I. Trastornos músculo-esqueléticos en músicos profesionales: revisión bibliográfica. Med. segur. trab.  [Internet]. 2013  Mar [citado  2016  Dic  27] ;  59( 230 ): 124-145. Disponible en:   http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0465-546X2013000100009&lng=es.  http://dx.doi.org/10.4321/S0465-546X2013000100009.