Tratamiento fisioterapéutico para problemas de asma

El tratamiento fisioterapéutico está indicado en los casos de asma porque logra disminuir los síntomas del asma y consigue que la persona tenga una mayor tolerancia a la realización de cualquier tipo de ejercicios y movimientos que realizamos en cualquiera de nuestras actividades diarias.

Por otro lado, los programas de fisioterapia para pacientes de asma desempeñan una importante labor de prevención de nuevas crisis o en la aparición de secuelas o problemas asociados como deformidades torácicas. Asimismo, también mejoran la elasticidad pulmonar y ayudan a mantener una buena mecánica ventilatoria.

Es importante recordar que los tratamientos de este tipo se realizan cuando el paciente se encuentra bien, relajado y preparado para participar activamente en la rehabilitación.

Como sabe, las crisis de asma provocan episodios que dificultan la respiración, la emisión de sonidos agudos como consecuencia del estrechamiento de las vías aéreas, tos y opresión torácica.

Método de trabajo

El primer paso para comenzar un tratamiento de fisioterapia respiratoria es hacer una evaluación del paciente. Dependiendo de su estado general de salud y de su edad, se podrá planificar un programa personalizado. La edad en este tipo de patología es muy importante porque determinará el grado de participación del paciente.

Una de las primeras cosas por las que comenzará es aprender a relajar la parte superior del tórax y a usar correctamente el diafragma, un músculo fundamental en el mecanismo respiratorio y que separa la cavidad torácica de la abdominal. Se pueden realizar ejercicios pasivos en los que el fisioterapeuta mueve los diferentes tejidos, en concreto se trabaja sobre tejidos blandos que intervienen en la respiración para lograr una mecánica ventilatoria correcta.

Otro de los aspectos en los que se centran los tratamientos de fisioterapia en personas con asma es en trabajar la fase de espiración dentro del proceso respiratorio. Lo que se persigue en este caso es enseñar y ayudar al paciente a vaciar los pulmones, aumentado la elasticidad de tejidos y aumentado el tiempo y la capacidad de espiración.