Síndrome del túnel carpiano: Qué es y cómo tratarlo

El túnel carpiano es un túnel o canal situado en la parte anterior de la muñeca. Por dicho canal transcurren la mayoría de los tendones de la musculatura flexora de la mano y de los dedos, así como los vasos sanguíneos y lo que es más importante para el síndrome que vamos a tratar, el nervio mediano.

El nervio mediano es clave porque la irritación del mismo es la que provoca el síndrome, producido por la compresión o estrechamiento del túnel que limita el espacio de las estructuras que pasan por debajo. Este síndrome es uno de los más comunes entre las patologías nerviosas y también una de las causas más comunes dentro de las lesiones de muñeca.

El estrechamiento del canal puede tener diversos motivos, ya sean anatómicos o provocados por la actividad laboral o deportiva pero no es sencillo determinar la razón objetiva por la que se produce la lesión.

 

Síntomas. El síndrome del túnel carpiano puede producir hormigueo o dolor en la zona y en casos más graves también puede producir cierta debilidad muscular por atrofia de la musculatura colindante. Al tratarse del nervio mediano, los dedos afectados serán los tres primeros, del pulgar al dedo corazón.

En cuanto al diagnóstico, existen diversas pruebas en fisioterapia para detectar específicamente la lesión, ya que los síntomas pueden variar entre pacientes y es necesario hacer un buen diagnóstico diferencial para determinar la verdadera naturaleza de la lesión.

Tratamiento. Como este síndrome puede ser producido por la inflamación de los tejidos blandos que pasan por el canal, el objetivo inicial será reducir dicha inflamación con hielo local. Por otro lado también sería recomendable el masaje de la musculatura afectada, así como estiramientos de la misma y movilización global de la articulación, todo ello para favorecer una mejor movilidad que ayudará a disminuir el atrapamiento nervioso. Por último y más importante, realizaremos una movilización del propio nervio mediano a través de neurodinamia o movilización neurodinámica, con el mismo objetivo de reducir el atrapamiento desde una mayor movilidad.

En los casos más graves en los que los síntomas no remitan con el tratamiento conservador, puede que el tratamiento quirúrgico sea necesario para abrir ese espacio cerrado en el túnel.