Prótesis de cadera, prevención de complicaciones y rehabilitación

El motivo principal por el que se realiza una prótesis de cadera es para eliminar el dolor crónico o deformidad que sufren pacientes de edad avanzada, pacientes que padecen alguna enfermedad degenerativa, con la finalidad de mejorar su calidad de vida o en personas mayores tras sufrir una fractura .

La cirugía dura unas horas y la estancia en el hospital normalmente va desde 3 a 10 días, siempre dependiendo de las condiciones del paciente, el motivo de la colocación de la prótesis y el tipo de protesis. La recuperación total varía desde los 3 a los 6 meses.

Se aplica esta solución quirúrgica cuando el dolor de cadera limita movimientos cotidianos, como andar o anudarse los zapatos, dolor en cadera que no se calma con el reposo o rigidez en la cadera que produce una limitación para levantarse; también cuando no se encuentra mejoría después de realizar otro tipo de tratamiento como son medicamentosos o tras fisioterapia.

Es importante comenzar la rehabilitación con el fisioterapeuta, tan pronto sea posible, para obtener alivio del dolor y fortalecimiento de la musculatura. También es importante que se practique fisioterapia respiratoria para evitar complicaciones respiratorias. Así mismo es importante comenzar el mismo día de la operación o al día siguiente. En esta etapa es importante que el paciente siga las recomendaciones del fisioterapeuta tales como no cruzar las piernas, colocar una almohada entre las piernas mientras se duerme para evitar rotaciones en la cadera, no inclinar el tronco más de 90º, adoptar la posición “boca arriba” hasta que el médico aconseje otra postura, no realizar rotación interna con las piernas, buscar asientos altos en los que sentarse y evitar los bajos, evitar viajar, en las primeras 6 semanas, tanto en coche como en avión pues en el primer caso podría descolocarse la prótesis y en el segundo se podría inflamar la zona operada con los cambios de presiones.

Los ejercicios diarios recomendados para la realización por parte del paciente en su domicilio, siempre se deben acompañar con la realización de la sesión de rehabilitación el mismo día o al día siguiente. Entre las actividades que se realizarán se encuentran ejercicios de flexión-extensión del miembro inferior sin sobrepasar los 90º de flexión de cadera, movilizaciones de rótula y movilización de la articulación de los tobillos, es mejor realizarlos en ambos miembros inferiores; ejercicios de fortalecimiento muscular y no puede faltar masaje por parte del fisioterapeuta en miembro inferior, lumbares y glúteos , y también en la zona cicatricial para mejorar el drenaje y promover la cicatrización rápida.