Seminarios teórico-prácticos sobre los beneficios de la fisioterapia en el ámbito laboral

Los seminarios teórico-prácticos centrados en el ámbito laboral son una herramienta muy valiosa que puede contribuir a la mejora de las condiciones de trabajo y prevenir accidentes y bajas laborales.

Muchas de las dolencias que aparecen en los centros de trabajo están relacionadas con problemas articulares y musculares. El origen de muchos de ellos está relacionado con malas posturas, esfuerzos innecesarios, falta de descanso, mobiliario inadecuado…

El peligro que corremos es que pensamos que, por ejemplo, los dolores de espalda, de muñeca, de cervicales o los calambres en las piernas son molestias con las que hay que convivir y que poco podemos hacer por controlarlas y eliminarlas. Sin embargo, sí se puede hacer algo para mejorar la situación y, lo que es más importante, prevenir nuevos problemas.

La solución es a veces tan sencilla como informarse. Y para eso están los seminarios de fisioterapia. Cuando una empresa decide impartirlos para sus trabajadores, lo primero que se hace es hacer una radiografía lo más completa posible de la empresa y de la forma de trabajar. Nuestros fisioterapeutas observan los puestos de trabajo, las tareas que se realizan, los medios disponibles y las dolencias o problemas más comunes.

En centros de trabajo donde la mayoría de los empleados realiza su trabajo frente a un ordenador los problemas más comunes son contracturas, lumbalgias, tendinitis, problemas de varices, dolores de cervicales, calambres, problemas de visión…

A partir de ahí pueden determinar qué se está haciendo mal y qué se puede hacer para solucionar los problemas y evitar nuevos casos.

Los seminarios teórico-prácticos se realizan en grupos no muy numerosos de trabajadores para que su participación sea posible. El fisioterapeuta ofrece una charla en la que informa de los problemas más comunes detectados entre los empleados y profundiza en las posibles causas y motivos.

Para que no quede solo en palabras y teorías que después no se llevan a la práctica, estos seminarios lo que hacen es proponer al asistente que haga una serie de ejercicios y movimientos que pueden aliviar sus dolores, aprender a sentarse correctamente, colocar las mesa, teclado o pantalla del ordenador correctamente, etcétera.