Atención a domicilio de mayores después de una operación quirúrgica

La recuperación de las personas mayores después de una operación quirúrgica es mucho más cómoda si se sigue un programa de rehabilitación a domicilio. Cualquier postoperatorio tiene sus complicaciones y en el caso de las personas es más delicado, por eso es muy importante que se realice bajo una mirada experta.

Nuestros equipos de fisioterapeutas conocen las últimas técnicas para abordar cualquier tipo de dolencia. Tras solicitar nuestros servicios acuden a su hogar y durante una entrevista se pondrán al día sobre el motivo y tipo de intervención que se le ha realizado. A partir de estos datos junto con las indicaciones que le haya dado su médico, se elaborará un plan de actuación para que la recuperación del paciente sea la mejor y más rápida posible.

La vuelta a casa después de una operación quirúrgica da mucha alegría, pero también miedo porque lejos de los médicos nos sentimos más inseguros. Para que toda la recuperación transcurra sin problemas nuestros fisioterapeutas estarán a su lado, observando su evolución y modificando cuando sea necesario el programa para que su recuperación avance correctamente.

Puntos de atención

Dependiendo del tipo de operación a la que se haya sometido el tiempo de recuperación variará. Por ejemplo, en el que caso de que la intervención esté relacionada con la colocación de una prótesis por rotura o desgaste a los pocos días comenzará a poder moverse, al principio asistido, pero poco a poco con más independencia. En otro tipo de intervenciones es probable que la atención fisioterapéutica se centre en controlar los dolores, los problemas respiratorios o de movilidad. Algunos de los principales puntos de la atención a domicilio para las personas mayores son:

  • Dolores. Después de la operación es normal que aparezcan distintos focos de dolor. La zona de la incisión y también la espalda o las piernas por el largo tiempo de reposo. La atención a domicilio de los fisioterapeutas se centrará en realizar masajes que ayuden a relajar y destensar las zonas con problemas.
  • Circulación. Los problemas circulatorios también son muy comunes después de una operación. En este caso los terapeutas mediante masajes o terapias que usan el frío pueden aliviar los síntomas y contribuir a una mejora.
  • Movilidad. La quietud que implica una operación puede afectar a la movilidad, peor eso es importante contar con ayuda y asesoramiento de un fisioterapeuta para realizar ejercicios que nos ayuden a recuperar la fuerza, flexibilidad y capacidad de equilibrio.