Rotura de ligamentos, su recuperación con terapia personalizada

La recuperación de una rotura de ligamentos se puede prolongar entre tres y seis meses. Para una correcta recuperación es muy importante seguir las recomendaciones y pautas de sus fisioterapeutas.

Es un proceso que puede resultar demasiado prolongado, pero hay que tener mucha paciencia y no saltarse las indicaciones aunque nos vayamos sintiendo mejor porque es una lesión en la que una recaída puede limitar nuestra capacidad de movilidad durante más tiempo.

Cada caso tiene sus peculiaridades, ya que la edad y condiciones físicas del paciente también pueden influir en el proceso de rehabilitación. No obstante, existen una serie de recomendaciones o etapas en la recuperación de una rotura de ligamientos que son más o menos comunes.

Por ejemplo, durante la primera semana se impone una etapa de reposo, en la que se puede poner hielo en la zona afectada y también es bueno tener la pierna un poco elevada. La siguiente semana se continua con la aplicación de frío varias veces al día. Pero ahora, su fisioterapeuta ya le recomendará realizar algunos ejercicios activos en los que se va flexionado la rodilla. El objetivo es contribuir a reducir la inflamación de la rodilla. Aunque se hará reposo, se puede empezar a moverse, eso sí con ayuda de muletas.

Con todo esto irá encontrándose mejor, más fuerte y si todo es correcto, iniciará un nueva etapa en la recuperación de la rotura de ligamentos. Se empieza entonces a realizar movilizaciones de la rótula y otra serie de ejercicios que vayan contribuyendo a favorecer la flexibilidad de la zona.

En esta fase, se puede recomendar la natación. Es una actividad muy completa que reporta múltiples beneficios y favorece el fortalecimiento y agilidad de la zona.

Poco a poco, irá observando que se encuentra más fuerte, más capaz de hacer ciertos movimientos. Pero aún hay que ser prudente y no forzarse.

El siguiente paso en la recuperación de la rotura de ligamentos está relacionada con el equilibrio y la fuerza. Para trabajarla su terapeuta le propondrá una serie de ejercicios que deberá aprender bajo su supervisión. También podrá realizar ejercicios con la bicicleta.

Así irá aumentando la fuerza y capacidad de movilidad de la zona afectada consiguiendo una buena recuperación.