Rehabilitación después de una cirugía del manguito rotador

Después de una operación del manguito rotador tendrá el brazo en cabestrillo durante unas semanas. La zona del hombro es delicada y debe seguir los consejos de su médico y fisioterapeuta para que su rehabilitación sea lo más rápida y correcta posible.

La articulación del hombro requiere su tiempo y ejercicios para que sea posible realizar todos los movimientos del brazo. Por tanto debe ser paciente y no adelantarse para no ocasionarse lesiones.

Durante el periodo de inmovilización después de la operación del manguito rotador su brazo puede haber perdido fuerza y masa muscular, pero no se preocupe, poco a poco y con las indicaciones de su fisioterapeuta podrá volver a hacer vida normal.

Pero para que llegue ese momento es fundamental seguir las indicaciones de sus terapeutas. Estas son algunas de las más habituales para el periodo de inmovilización del brazo:

  • Mueva la muñeca y la mano, pero trate de hacerlo sin mover la parte superior del brazo.
  • Mueva los dedos como si fuera un abanico y abriendo y cerrando la mano. Es importante que repita este movimiento varias veces al día. La falta de movilidad del hombro no debe repercutir en el resto del brazo.
  • Procure tener el brazo doblado en ángulo de 90º a nivel del codo, por tanto procure que el cabestrillo sujete también la mano para que no se descomponga el ángulo.

Cuando el médico y el terapeuta le indiquen podrá sacar el brazo del cabestrillo durante unos periodos de tiempo que se irán ampliando. Si la evolución es satisfactoria pronto le permitirán llevar el hombro libre. Cuando llegue este momento también debe tener en cuenta una serie de consejos para que la rehabilitación avance más rápido.

Por ejemplo, procure no mover el brazo lejos del cuerpo y no trate de subir el brazo por encima de la cabeza. A la hora de acostarse coloque la cabeza elevada. Por supuesto no debe coger peso ni recostarse o apoyarse sobre el hombro operado.

El programa de rehabilitación comenzará cuando le quiten el cabestrillo. Comenzará con ejercicios pasivos en los que el fisioterapeuta le levantará un poco el brazo y comenzará a hacer pequeños giros, pero muy leves y muy despacio. Si va respondiendo bien, se intensificará la frecuencia e intensidad de los movimientos.

Después llegan los movimientos activos, en lo que usted es el que mueve y gira el brazo. Se suele comenzar por separaciones del cuerpo, movimiento de péndulo, elevaciones y después se van introduciendo ejercicios que trabajan la fuerza, por ejemplo, colocando una pelota blanda bajo el brazo y presionando lentamente.