¿En qué consiste una sesión de fisioterapia para prevenir el dolor lumbar? – Un caso real.

Este martes hemos realizado una sesión de educación postural con “Marian” en su domicilio en Bilbao, que padece de hace tiempo un dolor agudo en zona lumbar. Contactó con nosotros recomendada por una amiga suya que había estado con nosotros hacia un mesecito y había estado muy contenta, ya que no tenía tiempo para ir a ningún centro. Pero nosotros al ir a los domicilios, ¡Santo remedio! 

Antes de nada, el día que fuimos a su casa por primera vez, vemos que es una persona tranquila, en teoría no tiene razones para tener dolor lumbar… en teoría. Tras explicarnos que le ocurre, le valoramos. La valoración de la postura y la valoración de la marcha, es imprescindible para entender la causa. En el caso de “Marian” el dolor lumbar se debe sobre todo, a una descompensación entre la musculatura abdomino-pélvica y lumbar ¡Así que vamos a por ello! 

Hoy hemos empezado la sesión realizando ejercicios tumbados en la colchoneta que usamos en la sesión y que nos entra en el domicilio perfectamente, retirando una mesa a la esquina. La Verdad es que resulta fácil poder hacer ejercicios de reeducación postural en nuestro propio domicilio, cómodo y sin tener que salir de casa. También tumbados en el suelo hemos realizado una activación de la musculatura del core, transversos, oblicuos… para así relajar la zona lumbar. Una vez activados estos músculos, hemos hecho el ejercicio del puente para así trabajar el equilibrio y coordinación de toda esta musculatura descompensada. 

Marian solo lleva dos sesiones de reeducación, pero lo está cogiendo muy fácil y ya me ha comentado la diferencia de dolor de la primera sesión a esta. A medida que se va coordinando, relajando la zona y activando toda la musculatura, pasamos al siguiente ejercicio, “el cangrejo” Un ejercicio genial para activar el glúteo y el control de la pelvis. Ejercicios fáciles que dan un resultado fantástico. Hemos hecho algunos ejercicios más y se acabó. Con 40 minutos es suficiente. No hace falta estirar después de los ejercicios, ni un calentamiento previo, ya que durante la ejecución de la actividad ya se realizan. 

No es necesario tener material de gimnasio, ni mucho espacio en la casa. Solo tú y tu movimiento.