Programa de rehabilitación para mayores tras una caída de rodillas

Las caídas de rodillas pueden provocar una importante lesión en cualquier persona. Si además esta es mayor el problema puede ser más serio y alargarse el periodo de recuperación. Para que la rehabilitación sea lo más rápida posible es conveniente seguir un programa tutelado por fisioterapeutas.

Después de observar cómo se encuentra su rodilla y los daños que puede sufrir, el terapeuta diseñará un plan adecuado a sus necesidades y sus capacidades. Es posible que después de la caída le pidan que realice reposo, sobre todo si se ha producido inflamación e hinchazón de la zona y que tenga que aplicarse frío en las rodillas.

La rehabilitación de las rodillas es un proceso que puede ser lento, en el caso de las personas de la tercera edad, pero no hay que desesperarse y seguir las indicaciones y no tratar de hacer más ejercicios por su cuenta con la intención de acelerar la recuperación. Aunque nuestra intención sea buena, podemos causarnos más daños que beneficios.

Después de una caída las rodillas pueden presentar problemas de dolor, falta de movilidad y de fuerza. Para paliar el dolor, el fisioterapeuta le propondrá sesiones de masajes en los que relajará la musculatura, movilizará las articulaciones y cuidará la flexibilidad de la zona.

Algunos de los ejercicios destinados a trabajar la movilidad y fuerza de la zona de las rodillas son:

  1. Sentado en el suelo con la espalda recta estirar las piernas separándolas un poco, después tensa una pierna tratando de que la zona baja de la rodilla toque el suelo y mueve la punta del pie hacia tu cara. Mantener esta posición unos segundos y repetir el ejercicio cinco veces. Después hacer lo mismo con la otra pierna.
  2. Sentado en una silla y con la espalda recta levanta una pierna hasta dejarla en posición horizontal. Mantén la posición durante unos segundos y repite el ejercicio con la otra pierna.
  3. Tumbado en el suelo pasa una cinta elástica por el pie y trata de elevarlo tirando de la cinta todo lo que puedas. Cuando llegues a la posición más alta aguanta durante unos segundo y repite el ejercicio cinco veces.