El método Pilates y su aplicación en fisioterapia

Hoy en día todo el mundo ha oído hablar del Método Pilates y su relación en el ámbito deportivo, su práctica en gimnasios y clubes y cómo nos ayuda a mantenernos en forma, pero muchas personas ignoran el origen de esta disciplina deportiva y para qué se creó hace ya más de 100 años.

Origen

El creador del Método Pilates fue el deportista Alemán Joseph Pilates. Pilates nació en 1880 y desde niño siempre tuvo muchos problemas de salud graves como raquitismo, asma y fiebres reumáticas lo que le llevó a combatirlas con una búsqueda constante de fortaleza física que encontró en la práctica de diversos deportes como esquí, gimnasia deportiva, yoga y boxeo, llegando a ser un gran gimnasta. Pero en 1914 tras estallar la Primera Guerra Mundial,  Pilates resulta encarcelado como muchos alemanes que vivían en Inglaterra y es dentro de la cárcel donde comenzó a desarrollar su método, relacionando todos los deportes que había practicado y usando como complementos las camas y el mobiliario que allí había. Muchos de sus compañeros le siguieron en sus prácticas y consiguieron un buen estado de salud.

Cuando salió de allí, conoció a una enfermera americana en su viaje hacia Estados Unidos y juntos decidieron fundar un estudio en el edificio que albergaba al ballet de Nueva York. Muy pronto todos los bailarines comprobaron que su método era un gran complemento para su entrenamiento y comenzaron a acudir a sus clases bailarines y actores de todas partes del mundo, así como deportistas de élite que vieron en su actividad el complemento perfecto para mantener en forma el cuerpo de manera global.

Filosofía del Pilates

La Contrología o como es llamado hoy en día Pilates, nace de la filosofía que tenía su creador, quien definía esta nueva actividad como una completa coordinación entre la mente, el cuerpo y el espíritu, con ese control se conseguiría un óptimo estado de salud.

Aplicaciones en Fisioterapia

Al ser un método que ejercita el cuerpo de manera global, se aplicar tanto en lesiones del aparato locomotor, como en enfermedades respiratorias o cardiovasculares, en dolencias o secuelas tras problemas neurológicos, también se aplica en procesos dolorosos como lumbalgias y cervicalgias, pacientes geriátricos y en periodos del embarazo para fortalecer y preparar el suelo pélvico frente al momento del parto. En los tratamientos de fisioterapia se incluyen ejercicios de Pilates siempre modificados según la patología o necesidad del paciente.