Fisioterapia respiratoria en bebés para prevenir la bronquiolitis

Las bronquiolitis son comunes entre los bebés, pero gracias a las técnicas y tratamientos de fisioterapia respiratoria se pueden prevenir o evitar que sean demasiado fuertes.

Durante los últimos años se está aumentando el empleo de técnicas fisioterapéuticas para tratar esta afección. Hay que recordar que la bronquiolitis es una inflamación que afecta a los bronquiolos que acaban llenándose de mocos y dificultando la respiración y que pueden causar dolor.

El objetivo de la fisioterapia respiratoria es eliminar ese exceso de moco que no se puede expulsar de manera normal. Para conseguirlo, el fisioterapeuta realiza unos masajes sobre el bebé. De esta manera se logra movilizar las secreciones que obstruyen las vías respiratorias.

Son técnicas muy específicas que hay que aplicar con mucho cuidado. En algunos casos los padres pueden aprender a realizarlos, pero es importante realizarlos bajo supervisión terapéutica porque se trabaja sobre una zona muy sensible y manos no expertas pueden provocar dolor y lesiones no deseadas.

Algunos bebés cuando se les realiza los masajes lloran, más que por el dolor (que no es tal) por el susto o la sensación que sienten al comprobar que se mueven las secreciones. Aunque pueda alamar este llanto no hay que alarmarse, al contrario, puede ser beneficioso porque contribuye a sacar más moco.

Estos masajes también se combinan con lavados nasales. Se aplica suero por las fosas nasales para lavar la nariz, para que se junte con las secreciones que queremos expulsar. El suero y la acción de los masajes suelen permitir movilizar el moco que se acumula en las vías altas del sistema espiratorio y que llega también a los pulmones.

Para realizar el tratamiento de la manera más eficaz posible hay que recordar que el bebé debe acudir después de haber comido. Por lo menos una hora y media después, de este modo se pueden hacer los masajes y favorecer la expulsión del moco sin que el efecto de los masajes provoque el vómito.

Entre los principales y más inmediatos efectos de la fisioterapia respiratoria resalta la mejora de la capacidad de respiración y una importante disminución de los ruidos pulmonares.