Fisioterapia en pacientes encamados

Hay diferentes situaciones o enfermedades que nos pueden llevar a mantener un reposo absoluto, muchas veces son procesos transitorios, por ejemplo por una operación, fracturas múltiples por un accidente, persona de edad avanzada que ha perdido movilidad y fuerza tras un ingreso, etc.

En otras ocasiones son procesos crónicos, en muchas ocasiones en personas de edad avanzada debido a diferentes enfermedades como puede ser alzheimer en estado avanzado, parkinson atípico, ictus con secuelas graves, ELA (esclerosis lateral amiotrofica), etc

En todas ellas es necesario que reciban unos cuidados especiales tanto para recuperar su estado de salud anterior como para evitar complicaciones y mejorar su calidad de vida todo lo posible en procesos crónicos.

Son muy importantes los cambios posturales y estar muy pendientes de cualquier rojez en la piel ya que pueden acabar en una úlcera por presión, también conocidas como escaras por decúbito. Hacer especial atención a talones, rodillas, sacro, caderas, codos y parte posterior de la cabeza ya que son los puntos de mayor presión.

 

Los objetivos generales de tratamiento serán:

  1. Mejorar la movilidad, evitar rigideces articulares y prevenir la aparición de contracturas musculares.
  2. Aumentar la fuerza muscular,
  3. Mantener y mejorar una buena ventilación pulmonar a través de ejercicios respiratorios, facilitando la expulsión de secreciones. Evitaremos así infecciones y complicaciones respiratorias asociadas a la inmovilización como atelectasias o neumonías por aspiración entre otras.
  4. Prevenir o mejorar problemas circulatorios a través de movilizaciones activas o pasivas dependiendo del estado del paciente. En ocasiones será necesario realizar masaje circulatorio o drenaje linfático manual si hay edema.
  5. Recuperar la autonomía siempre que sea posible. El objetivo debe ser conseguir la sedestación y posterior bipedestación si el proceso o patología nos lo permite. Hay que valorar cada caso en particular.

 

En caso de enfermedades neurológicas el tratamiento debe ser realizado por un especializado en fisioterapia neurológica.

Es muy importante también una buena hidratación y una correcta alimentación.

Cada proceso es diferente por eso hay individualizar cada tratamiento. El fisioterapeuta valorará en cada momento qué técnicas son más adecuadas para cada caso.