Ejercicios para paliar el dolor de una lumbalgia

Las tablas de ejercicios de fisioterapia resultan una ayuda muy útil para tratar de paliar los dolores que provoca una lumbalgia. Este tipo de dolencia es bastante común y afecta a la parte inferior de la espalda. En esta zona de nuestro cuerpo concurren muchos tendones, músculos, nervios, etcétera y todo esto la convierte en una zona muy sensible.

Aunque como hemos comentado, los ejercicios son muy importantes y reportan grandes beneficios, en muchos casos se recomienda hacer reposo durante los días inmediatos a la aparición de la lumbalgia. Hay que dejar que los nervios y los tejidos que se han visto lesionados se curen mediante el reposo. No obstante, el reposo tampoco puede ser muy prolongado, porque se pierde fuerza y esto puede ser más acusado en las personas que de forma habitual realizan ejercicios, deporte.

Una vez que haya transcurrido un periodo de tiempo suficiente de reposo será el momento de realizar una serie de ejercicios para frenar el dolor de la lumbalgia y recuperarse lo antes posible. Entre los ejercicios que su fisioterapeuta puede aconsejarle distinguimos los siguientes:

  • Ejercicios para fortalecer los músculos de la zona de la espalda, los glúteos y piernas y abdomen.
  • Estiramientos musculares para mejorar la flexibilidad.

Algunos de estos ejercicios son por ejemplo permanecer de pie colocando el pie sobre una banqueta y tratar de inclinar nuestro cuerpo con el brazo extendido hacia el pie. A cuatro patas sobre una colchoneta pruebe a estirar un brazo y la pierna contraria lo máximo posible.

Otros tipos de ejercicios son los que se realizan tumbado boca arriba con las piernas flexionadas y se realizan movimientos para la elevación de la pelvis. También en esa posición es aconsejable realizar flexiones abdominales parciales. En la misma colchoneta pero boca abajo y erguido sobre con los brazos estirados realice suaves estiramientos.

La realización con asiduidad de estos y otros ejercicios que le recomendará su fisioterapeuta, tras conocer la peculiaridades de su caso, pueden ayudarle de manera notable a disminuir los molestos y persistentes dolores de una lumbalgia. Y es más, queremos insistir en que, en muchos casos, los ejercicios fisioterapéuticos contribuyen a prevenir una nueva lumbalgia.