Un día de fisioterapia a domicilio en Bizkaia

Al arrancar el coche con el que nos desplazamos por Bizkaia, los fisioterapeutas no conocemos cómo va a ser nuestro día, ya que cada sesión de fisioterapia que realizamos es diferente cada día. Además cada paciente que tratamos tiene distintas patologías y enfermedades que un fisioterapeuta puede tratar.

Hoy por ejemplo Iñaki nos ha llamado para que fuéramos a tratarle el cuello a su casa de Erandio, ya que nada más levantarse no podía girarlo y tenía que estar a pleno rendimiento porque tenía un examen de conducir que aprobar. Más tarde, Asier nos esperaba en Bilbao para realizar el tratamiento habitual para el ictus que padece. Por suerte puede comunicarse, ya que el habla no lo tiene afectado, complicación que le ocurre a María Dolores, la tercera paciente del día, ésta en Portugalete,  ya que tiene afecto el lado derecho del cuerpo y el habla.

Después de una pausa para el tentempié de la jornada, en su trabajo nos esperaba Ainhize, nutricionista de profesión que nos ha dejado un hueco en su despacho  de Barakaldo para montar la camilla y trabajar ejercicios para fortalecer su rodilla cuanto antes después de la intervención de menisco que sufrió hace 4 semanas. Ya se sabe, el trabajador autónomo tiene que recuperarse cuanto antes para retomar su actividad, y que mejor que los fisioterapeutas de Fisioaetxean que podemos acudir a su centro de trabajo para tratarla en un descanso de trabajo

Finalmente, hoy nos tocaba acabar la jornada con una pareja que llevamos tratando mensualmente al acabar su jornada laboral con ejercicios de Pilates y fortalecimiento lumbo-pélvico desde que sufrieron un pequeño accidente de tráfico hace ya 2 años cuando salían del centro escolar donde trabajan, por suerte al acabar no nos ha tocado desplazarnos mucho ya que también son de Getxo, como quien os escribe

Comodidad y necesidad, eso es lo que abarcamos yendo de casa en casa para poder contentar a los pacientes con nuestras sesiones de fisioterapia donde nos lo pidan mejorando sus patologías y/o dolores.

Por suerte, no podemos caer en rutinas, mañana otro día diferente nos espera, ¿nos abrirás la puerta tú?