Deportistas profesionales, atención fisioterapéutica a medida

Los deportistas profesionales mantienen una estrecha relación con los fisioterapeutas. Cualquiera que sea la disciplina deportiva que se practique, el cuerpo está expuesto a un esfuerzo físico muy fuerte que si no se trata de manera adecuada puede provocar la aparición de lesiones y sacar al deportista de las pistas de competición.

Todo esto significa que la atención fisioterapéutica es un aliado esencial.  A veces, sobre todo en el caso de los deportistas semiprofesionales, esta colaboración es menor. Se recurre a tablas o programas de recuperación que siguen unas normas generales.

Plan a medida

La efectividad de un plan fisioterapéutico es mayor cuando se realiza un plan a medida de las necesidades concretas de cada deportista. Uno de los primeros pasos es determinar el tipo de disciplina que se va a practicar. En función de ello se podrán determinar una serie de posibles lesiones y de patologías. Después se realiza un completo estudio del estado de salud del deportista para comprobar si reúne las  condiciones físicas necesarias para realizar los esfuerzos necesarios.

A partir de ahí, el fisioterapeuta podrá elaborar un plan de trabajo para cuidar los músculos, ligamentos y huesos, pero también otros órganos como los pulmones y el corazón.

Este tratamiento previo a la práctica deportiva suele incluir sesiones de masajes, la aplicación de vendajes funcionales y tablas de ejercicios para  cuidar la flexibilidad de los músculos, ejercicios de potenciación  y estiramientos musculares, así como el trabajo del equilibrio.

Después del deporte

La atención fisioterapéutica en deportistas profesionales acompaña al deportista en todas las fases y, por supuesto, también después de realizar la actividad. Es normal que en esta etapa se manifiesten dolores y tensiones musculares. El trabajo del fisioterapeuta es buscar un remedio que consiga recuperar su estado previo y sus capacidades. No se centra solo en mitigar el dolor, sino que indaga en las causas y trabaja sobre ellas.

Aunque no se hayan producido lesiones el cuerpo está cansado y sobrepasado. Entre las atenciones fisioterapéuticas que se llevan a cabo están los masajes para eliminar contracturas y ejercicios específicos de estiramientos. Cuando es necesario también se emplean otras técnicas como kinesiotape, electroterapia o magnetoterapia. Todo con el objetivo de que el deportista vuelva a recuperar su estado físico y pueda soportar la máxima exigencia.