Beneficios de la fisioterapia en el tratamiento de cólicos del lactante

Los cólicos del lactante son muy frecuentes entre los bebés de cero a cuatro meses. No se trata de ninguna enfermedad, sino de síntomas a señales de que algo les molesta o perturba. Muchos expertos comentan incluso que se puede tratar de episodios de estrés o por una falta de madurez del bebé.

Lo cierto es que estos cólicos suelen surgir de manera más frecuente por la tarde y se caracterizan por llanto fuerte y continuado unido a encogimientos y estiramientos. Habitualmente se cree que estos síntomas indican problemas de gases o de la tripa, pero no siempre es así. A veces están más relacionados con problemas de cansancio y estrés.

En cualquier caso, estos cólicos resultan molestos para el bebé y para los padres que no saben qué le ocurre a su niño y no saben cómo tratarle y calmarle. Para muchos de estos casos los tratamientos de fisioterapia pueden resultar muy beneficiosos.

Los masajes 

Sentir el contacto de una persona junto a ellos  es a veces la mejor solución. El bebé necesita contacto físico, atención, saber que se está a su lado. Cogerle en brazos hacerle caricias y pequeños masajes siempre resulta positivo.

Bebe llorando abrazado
El contacto físico ayuda a calmar al bebé

En los casos en los que el cólico persista (puede durar incluso más de dos horas) se pueden realizar masajes sobre la zona de la tripa, presionando suavemente con la palma de la mano y dando masajes circulares en la zona de la barriga. También resultan efectivos los masajes en las piernas y los pies, recorriendo toda la planta del pie llegando a cada dedo.

Estos masajes se pueden realizar con cremas hidratantes y/o aceites especiales que además de cuidar el buen estado de la piel tienen un efecto calmante.

La zona de la espalda es también una parte donde se pueden producir tensiones que contribuyan a que el bebé se sienta incómodo e inquieto. Asimismo resulta efectivo coger al bebé y colocarlo en posición vertical procurando siempre que esté bien sujeto y amparado.

A pesar de todas estas medidas es importante saber que a veces los llantos de los cólicos no se consiguen calmar y que, aunque el bebé esté bien, seguirá llorando.

Si necesitas la ayuda de un fisioterapeuta para resolver tus dudas acerca de los posibles tratamientos o como movilizar y tratar al bebé, no dudes en contactar con nosotros.