¿Cómo prevenir lesiones por malas posturas en el teletrabajo?

Dos mil veinte ha reinventado el trabajo y diversificado muchos sectores. Pasar por una  situación de emergencia de salud pública ocasionada por el COVID-19 declarada como pandemia internacional por la OMS hizo que las autoridades adoptaran medidas inmediatas y extraordinarias para hacer frente a aquella situación. Entre aquellas medidas, el Gobierno solicitó a las empresas habilitar para sus empleados la modalidad de teletrabajo (siempre que fuera posible), para evitar propagar el contagio de forma acelerada. Parece que a día de hoy es una medida que van a mantener muchas empresas. Solución aceptada por muchos padres ya que se ha visto como una oportunidad para conciliar, no valorada lo suficiente anteriormente, y ahora ante un panorama de incertidumbre para ellos ya que no existe una seguridad de que sus hijos vayan a asistir a clase todo el curso escolar, el teletrabajo es su día a día. 

El teletrabajo supone una gran barrera para el movimiento.

Si leemos sobre teletrabajo y experiencia con sus hijos existe una amplia sensación de que nos hemos vuelto más tecnológicos (niños y adultos). Que muchos padres han tenido la oportunidad de estar más tiempo con sus hijos y estar más atentos incluso a los programas educativos haciendo un esfuerzo en común y la sensación de que sus hijos han mejorado en el manejo informático es muy extendida. Pero y nuestro cuerpo, ¿qué?

Trabajar en casa implica no tener que desplazarse, apliquemos también esto a los estudiantes en el caso de no acudir a clase de manera presencial, pero estamos hechos para movernos queramos o no queramos. Estar ocho horas sentados sin siquiera haber tenido que desplazarse hasta el trabajo o el centro académico, sin parar a hacer un descanso fuera de las instalaciones para estirar las piernas, sin moverse para ir a ver a otro compañero o cambiar de aula, por poner unos ejemplos,

¿Cuántos pasos se han reducido drásticamente con ésta nueva realidad? 

Desde nuestro punto de vista la actividad se ha reducido demasiado. Pasar de ser una persona poco activa a sedentaria es sencillo y peligroso. Así que proponemos medidas para que nuestro cuerpo no resulte dañado con esto: 

  • Dar un paseo por la mañana antes de comenzar la jornada. Algo tan sencillo como ir a comprar el pan a diario o simplemente salir a refrescarse  para activar el cuerpo y relajar la mente. Y, también se puede hacer en familia. ¡¡Nadie nos obliga a saltar de la cama al escritorio!!
  • No mantener más de  45-50 minutos una misma postura, puedes levantarte y beber agua, ir al baño o mirar por la ventana. 
  • Realizar las llamadas de pie.
  • Establecer una pequeña rutina de estiramientos antes de los descansos: pectoral, trapecio, glúteo en silla e  isquiotibiales.
  • En el tiempo libre evitar sentarse en el sofá, mejor tumbarse y cerrar los ojos o realizar una rutina de ejercicio en casa o ir al gimnasio (si dispones de un descanso para comer de más de una hora).
  • Salir a caminar 30-60 minutos justo al finalizar el trabajo. Sí, justo después, no te conectes a redes, sal y camina, corre o ve al gimnasio si no fuiste al mediodía. 
  • Hacer deporte el fin de semana. Una actividad lúdico-deportiva el fin de semana compensa y nos aportará equilibrio y desahogo mental al salir de casa. 
Hacer deporte es una magnífica forma de prevenir dolores musculares y articulares.

Estos consejos son generales, las personas que ya practican deporte, las que tienen una rutina de ejercicio físico a estas alturas ya lo habrán incorporado y gracias a su consciencia físico-mental habrán compensado los efectos negativos del teletrabajo. Así que mis recomendaciones sobre todo van dirigidas a quienes no tenían una rutina de ejercicio físico previa, sois quienes mayor riesgo tenéis de empeorar cualquier patología postural, cualquier enfermedad cardio-pulmonar, metabólica, reumatológica, etc. Que esta solución para mantener vuestros trabajos, que esta oportunidad de conciliar la vida profesional con la familiar no vaya en contra de vuestra salud, es decisión vuestra. 

Recordemos que la actividad física libera endorfinas, dejar el  trabajo estático y mental tan solo por media hora de actividad física es como si hubieras empezado de nuevo la jornada laboral, vuelves más concentrado, has conectado con las zonas del cuerpo que estaban sufriendo mayor tensión, les has dado la oportunidad de oxigenarse con un aumento del ritmo cardíaco y la llegada de  un mayor flujo sanguíneo.

Es bueno romper la jornada laboral con ejercicios en casa,  va a mejorar tu sensación de estrés, tu corrección postural, va a aumentar tu productividad, es evidentemente una mejora física y psicológica. Las recomendaciones básicas son: 

  1. El ejercicio cardiovascular moderado (caminar, bicicleta estática, elíptica, bailar, etc).
  2. La movilidad articular y la flexibilidad (desde estiramientos a Pilates o Yoga, a una pauta específica según tus necesidades valorada por un fisioterapeuta).  
  3. Ejercicios de fuerza haciendo hincapié en la zona del CORE  (la faja abdomino-lumbar), pero sin olvidarnos de piernas, brazos y espalda. 
  4. Ejercicios de respiración y consciencia postural para mejorar el esquema corporal y las posturas que adquirimos trabajando.

Será un placer ayudaros con las pautas de prevención de la salud si no habéis incorporado la actividad física aún, si no soléis hacer ejercicio físico, si sentís dolor muscular desde que se implementó el teletrabajo, si queréis más información sobre qué ejercicios son aconsejables para vosotros según vuestras características personales y  estado de salud, el fisioterapeuta te puede ayudar a prevenir el sedentarismo. Y si ya estás un paso más adelante y lo que quieres es mejorar tu condición física y mejorar el rendimiento, habla con nosotros porque te pondremos en contacto con los mejores licenciados en actividad física para que te ayuden en el proceso de entrenamiento.

 Nos desplazamos a vuestra casa dónde  vemos las posibilidades de vuestro hogar y podemos analizar vuestra zona de teletrabajo y recursos para el ejercicio en casa, como fisioterapeutas valoramos a cada paciente, tratamos y ofrecemos la pauta de ejercicio terapéutico que sea necesaria, para conseguir un objetivo a medio y largo plazo; valorar, proponer y hacer seguimiento.

Contacta con nosotros para agendar una visita a tu domicilio.