¿Cómo mejorar la salud en la oficina? – Consejos para los trabajadores

En nuestro artículo de hoy queremos hablar de la salud en la oficina, aportándote consejos para mejorar en tu día a día.

Una de las poblaciones que hoy en día más lesiones sufre debido a su trabajo es, por extraño que parezca, cualquier persona que trabaje en una oficina o similar, y que debido a ello tiene que pasar muchas horas a lo largo del día sentado, frente a una mesa, y en la mayoría de los casos con un ordenador.

Y es que, aunque pueda parecer una actividad inocua, puesto que no se realizan esfuerzos, es una de las actividades laborales que más bajas provoca.

Precisamente la falta de esfuerzos es una de las claves, porque nuestro cuerpo está “diseñado” para la actividad física y sobre todo el movimiento. Por eso estamos formados por más de 600 músculos y más de 300 articulaciones. Párate un segundo a pensarlo, ¿crees que todas estas estructuras son para un estilo de vida sedentario? Por supuesto que no. Y es una de las causas principales de patología aguda o crónica para una gran parte de esta población, la cantidad de horas al día sentado frente a una pantalla sumado a la falta de actividad física que pueda compensarlo.

Los dolores más habituales en esta población afectan a la zona dorsal alta, musculatura estabilizadora de hombros e interescapular, cervical y también, aunque en menor medida a la zona lumbar.

El dolor cervical debido a posturas mantenidas y muchas veces inadecuadas frente a la pantalla, musculatura de la zona dorsal alta y hombros por el hecho de estar con los brazos hacia delante sobre la mesa, y en la mayoría de casos ligado al uso de teclado y ratón, y lumbar por no tener un buen apoyo para esta zona.

Vamos a dar unos pequeños y simples, pero efectivos consejos para evitar estas molestias.

Como es imposible mantener una buena postura pasado un tiempo lo que debemos hacer es levantarnos para modificar la posición y aprovechamos para estirar el cuello, esto nos lleva un par de minutos y repetido 2 o 3 veces al día, conseguiremos evitar a corto y largo plazo dolores de la zona lumbar y cervical. También debemos adquirir el hábito de estirar al llegar a casa para compensar esas rigideces y acortamientos que se originan durante el día.

Para las molestias de la zona interescapular y hombros, optaremos además del estiramiento por la tonificación de la zona posterior de del deltoides (hombros) y musculatura estabilizadora, para contrarrestar la descompensación entre zona anterior y posterior, ya que la mayoría de actividades del día a día se realizan con los brazos hacia delante.

Y por supuesto para el que no lo haga ya realizar alguna actividad física. No hay ningún deporte que sea especialmente mejor que otro, lo importante es que sea un ejercicio adaptado a cada uno y que nos guste para conseguir adherencia, si no lo hemos hecho previamente lo recomendable sería consultar con tu fisioterapeuta o algún profesional de la actividad a realizar para que nos asesore.

Si quieres ver la tabla que hemos preparado con ejercicios para hacer en la oficina pincha en este enlace.

¡Y recuerda, el movimiento es salud!