Programa de recuperación fisioterapéutica postparto

Un programa de recuperación fisioterapéutica después de un parto puede ayudarte a dejar atrás las secuelas y sentirte mejor pasado poco tiempo.

Dependiendo de las circunstancias del parto, si ha sido natural o por cesárea, el tipo de ejercicios y tiempo de recuperación serán unos u otros. En cualquier caso es importante que sepas que la atención fisioterapéutica logra importantes resultados en este ámbito.

Como es normal, después de dar a luz y después de los cambios que tu cuerpo ha experimentado durante los nueve meses de embarazo tu aspecto será diferente. No solo exterior, mayor peso y volumen, sino también interior, los órganos han sufrido transformaciones y tienen que recuperarse.

Todo esto no es una labor de cuatro días. Si bien con la ayuda de la fisioterapia se puede acelerar la recuperación, no se obran milagros. Y, por supuesto, tu implicación y constancia para seguir los consejos de tu terapeuta son también muy importantes.

El programa de recuperación después de un parto se suele centrar en los siguientes aspectos:

  • Cuidado de las cicatrices. En los casos en los que se haya practicado una cesárea la atención al buen estado es fundamental. El terapeuta puede darle pautas para su cuidado, higiene y también recomendaciones relacionadas con posturas o movimientos que pueden resultar dañinos. También hay que prestar atención a las episiotomías, que al ser un corte quirúrgico puede cicatrizar peor y de manera más lenta que un desgarro.
  • Dolores. La ayuda de un fisioterapeuta puede resultar de gran ayuda para eliminar dolores postparto. Muchos de ellos serán lumbalgias y tensiones musculares provocadas por la opresión del bebé y el desplazamiento de algunos órganos. Entre los dolores también pueden aparecer los relacionados con las contracciones propias del útero al volver a su tamaño y forma.
    Para paliar estos dolores y según su naturaleza, el fisioterapeuta le dará masajes y le recomendará ejercicios y posturas que alivien estas molestias.
  • Suelo pélvico. Después del embarazo y del parto es importante cuidar el suelo pélvico. Mediante una serie de ejercicios se trata de recuperar y potenciar la musculatura del suelo pélvico. Algunos sencillos ejercicios como contraer y aguantar durante unos segundo pueden ser de gran ayuda.
  • El abdomen es una de las zonas que más preocupa. La tendencia general es hacer abdominales y hasta cierto punto está bien, pero hay que tener cuidado porque el cuerpo después del parto aún está débil y si no se hacen bien o se hacen demasiadas se pueden causar daños importantes.
  • El pecho es otro punto de recuperación. Al aumentar su volumen con la lactancia es probable que quede descolgado y después vacío. Algunos ejercicios como juntar las manos frente al pecho y apretarlas a intervalos puede ayudar a fortalecer la musculatura y corregir la posición.