Preparación al parto, programa fisioterapéutico

Prepararse para el momento del parto puede resultar de gran ayuda para afrontar la tensión y los dolores que se van presentando. Desde los primeros meses del embarazo irá recibiendo información y pautas para actuar de manera correcta y tratar de controlar o mitigar las molestias y dolores que según crece el bebé van aumentando.

Actualmente, la ayuda de los fisioterapeutas se está sumando a la que ya dan médicos y matronas. Durante los dos primeros trimestres la ayuda por parte de los fisioterapeutas está relacionada con la adopción de posturas más naturales y acordes a la nueva forma del cuerpo y a dar masajes que contribuyan a relajar las tensiones musculares localizadas sobre todo en la zona de la espalda y en las piernas.

En esta etapa los fisioterapeutas explican a la embarazada técnicas de relajación y respiración que contribuyen a destensar el cuerpo y que, a su vez, hacen que el bebé esté más tranquilo. También es el momento en el que se realizan  sesiones de masajes manuales para ayudar a mejorar la circulación sanguínea y mantener los músculos flexibles.

Según avanza el embarazo las molestias van en aumento y es normal que surjan pinchazos y que se pincen ciertos nervios, sobre todo, en las piernas, que gracias a la acción de los masajes se consiguen mitigar en gran medida.

Durante el tercer trimestre se intensifica la preparación al momento del parto. Se practican técnicas de relajación mediante respiraciones y se realizan ejercicios que ayudan a la colocación del feto y que preparan el cuerpo para el esfuerzo físico al que se tiene que enfrentar.

El parto

El momento del alumbramiento es el que más dolor provoca y donde la colaboración del fisioterapeuta puede mitigar o aliviar la intensidad de los dolores. El parto tiene diferentes fases (dilatación, expulsión y alumbramiento) y la ayuda del terapeuta trata de lograr el máximo confort para la madre en cada una de ellas. En estos momentos, se realizan masajes, acupuntura, electroterapia, así como otras técnicas como termoterapia o crioterapia.

Con todo esto se consigue mitigar el dolor y tratar de aliviar el cansancio continuado que soporta la madre durante todas las horas que dura el parto.