La incontinencia urinaria tiene tratamiento con fisioterapia

La incontinencia urinaria afecta a una parte de la población que se ha quedado resignada a pensando que es un problema crónico y sin solución. Pues bien, desde hace bastantes años es posible realizar un tratamiento para mejorar las condiciones corporales e incluso conseguir eliminarla por completo.

¿A quien afecta la incontinencia?

La incontinencia urinaria es un problema que afecta en mayor número de casos a mujeres, aunque también hay casos de afectación en hombres. En ocasiones este problema aparece secundario a otras enfermedades, procesos o accidentes, como por ejemplo en sucesos tras embarazos naturales en mujeres pasados unos años de haber dado a luz.

El problema principal que aparece en la incontinencia urinaria es la incapacidad por parte de nuestro organismo para retener la orina en la vejiga, que frente a cualquier tipo de esfuerzo, por mínimo que sea, produce el escape involuntario de orina mientras se realiza una actividad. Este problema hace incómodo el día a día para el paciente que lo padece, dificultando la actividad diaria y haciendo que la persona sea dependiente del uso de complementos como pañales para adultos o compresas para incontinencias, con el consiguiente riesgo de padecer otros problemas a causa de su uso como irritación dermatológica de la zona en cuestión, alergias o infecciones o cistitis.

¿Qué puede hacer el fisioterapeuta en estos casos?

Es posible mejorar este problema con ayuda de fisioterapeutas que van a trabajar sobre  el suelo pélvico del paciente, mejorando la musculatura pélvica y abdominal, con el fin de regular las fuerzas musculares y conseguir restablecer el control motor de la zona evitando  que se produzcan esas pérdidas de orina. Mediante la ejecución estiramientos activos y dinámicos, la realización de ejercicios de activación muscular para la zona del suelo pélvico, que comprenden la combinación de la musculatura pélvica con la abdominal y el movimiento de la musculatura respiratoria y la zona costal. Todo ello con la guía y supervisión  del profesional y también la realización de manera diaria o con una periodicidad por parte del paciente, se consigue una mejoría de la incontinencia que va a ir evolucionando a medida que el paciente practique tanto en consulta como en su domicilio los ejercicios pautados por su fisioterapeuta.

Finalmente el objetivo último del fisioterapeuta y del paciente es restablecer por completo su función miccional, con lo que el paciente pueda tener un control absoluto y voluntario de su suelo pélvico y conseguir así mejorar su calidad de vida diaria.

Nuestro equipo de fisioterapeutas en Fisioaetxean tiene profesionales que te podrán atender en Bilbao y las localidades próximas para llevar el mejor fisioterapeuta a domicilio para tu patología. Contacta con nosotros y te informaremos.