Parkinson, tablas fisioterapéuticas de mantenimiento

Las tablas fisioterapéuticas de mantenimiento en enfermos de Parkinson pueden ser la diferencia entre tener mayor grado de autonomía y dependencia. El Parkinson es una enfermedad degenerativa y crónica del sistema nervioso que, con el paso del tiempo, va empeorando. Por eso, las tablas de fisioterapia son una de las mejores formas de mantener el estado físico y evitar que aparezcan nuevos síntomas.

La constancia en la realización de estos programas de mantenimiento es esencial. Sabemos que puede resultar cansado y que muchas veces no se siente con ánimos para realizar esfuerzo físico pero es fundamental que no se rinda. La convivencia con la enfermedad de Parkinson es dura, es como una carrera de obstáculos, pero en la que siempre hay que tratar de seguir adelante para estar lo más autónomos posible.

Su fisioterapeuta le acompañará en las distintas etapas de la enfermedad y programará en cada una de ellas los ejercicios más adecuados para tratar los síntomas que ya se han manifestado.

Dependiendo de cada caso, se recomiendan unas tablas específicas, pero en general podemos describirle algunos de los ejercicios más comunes que siempre le resultarán beneficiosos:

  • Manos. Los brazos y las manos son una de las zonas donde se empieza a sentir los temblores y donde aparecen dolores y contracturas. Una forma de mantenerlas activas y ágiles es mover las muñecas en círculo hacia un lado y otro. Presionar una pelota de goma variando la presión que se ejerce sobre el objeto. Colocar la palma de la mano hacia arriba y abrir y cerrar en repetidas ocasiones. También es bueno mover cada dedo hacia el dedo gordo aumentando la velocidad en cada serie.
  • Brazos y hombros. Para trabajar esta zona, donde se concentran algunas de las más molestas contracturas, es bueno realizar a diario ejercicios de encoger los hombros hacia arriba manteniendo unos segundos la posición y después relajar. También se puede mover los hombros describiendo un círculo hacia adelante y hacia atrás. Otro ejercicio de mantenimiento para enfermos de Parkinson es tumbado sobre una colchoneta coger una barra entre las manos y después intentar levantar los brazos lo máximo posible.
  • Cuello. Para mantener esta parte del cuerpo es conveniente realizar u  sencillo ejercicio que consiste en girar el cuello de izquierda a derecha lentamente. También puede realizar giros de cuello sentado y entonces tratar de mover la cabeza hacia abajo hasta llegar a tocar el pecho.
  • Piernas. Esta parte puede que sea un poco más compleja, pero sin duda muy necesaria. Sentado en una silla levante la pierna y trate de colocar el tobillo sobre la rodilla de la pierna opuesta. Cuando logre esta posición puede empujar la pierna flexionada hacia abajo. Un ejercicio más fácil es sentado en una silla, elevar y bajar las piernas imitando el movimiento que se hace al caminar.