10 consejos de tu fisioterapeuta para la fibromialgia y el SFC

Fibromialgia y Síndrome de Fatiga Crónica

La fibromialgia (FM) y el Síndrome de Fatiga Crónica (SFC) son dos enfermedades diferentes pero con una presentación y unos síntomas muy similares; ambas provocan dolor musculoesquelético generalizado, con un aumento de la sensibilidad a los estímulos dolorosos y con un bajo umbral del dolor. La causa de este aumento de sensibilidad implica que nuestro cerebro procese de manera distinta y exagerada estímulos que no deberían ser dolorosos y para un paciente fibromiálgico/SFC lo es.

Las últimas investigaciones al respecto sugieren que la FM y el SFC se deben probablemente a un procesamiento anormal del dolor central en lugar de una lesión real en los tejidos periféricos, en los cuales se percibe el dolor. A pesar de que el síntoma más característico es el dolor, los pacientes también suelen padecer otros síntomas: generalmente fatiga, rigidez, patrones de sueño alterados, cefaleas, inestabilidad y dificultades cognitivas.

10 consejos de tu fisioterapeuta

A continuación puedes leer el decálogo de pasos que todo paciente diagnosticado con fibromialgia debería seguir para reducir estos síntomas y convivir mejor con este trastorno:


  1. Siéntete comprendido/a:Gromutter und Enkelin lcheln

A pesar de ser una enfermedad cada vez más conocida, una de las cosas que más siguen preocupando a las pacientes con fibromialgia y a los pacientes de SFC es la incomprensión que ésta genera, ¿por qué me duele todo a mí? ¿Por qué en casa y en el trabajo no se creen mi dolor y mi fatiga? Éstas y muchas otras dudas que generan estos síndromes deben ser despejadas. Es imprescindible un buen diagnóstico médico que afirme que padeces de fibromialgia o de Síndrome de fatiga crónica para poder empezar un buen tratamiento y para empezar a responder éstas preguntas que te haces. También es de gran ayuda conocer otras personas que tienen los mismos síntomas, conocer sus experiencias, sus consejos y su manera de vivir con la enfermedad, la mejor manera de conocerlas es buscando una asociación de pacientes con fibromialgia en tu zona y empezar a relacionarte en charlas, talleres, sesiones de psicoterapia, actividades grupales, etc.


  1. Compréndete y comprende tu dolor:

Las últimas investigaciones sobre dolor crónico inciden mucho en la importancia de conocer los procesos dolorosos ¿Por qué te duele cuando no tienes ningún problema físico?, ¿Cómo funciona el dolor? etc. Son preguntas que debes de comprender para sentirte mejor y reducir los niveles de ansiedad que este desconocimiento provoca. Las charlas informativas en asociaciones, hospitales, centros de salud o la lectura de algún libro pueden ayudarte a reducir el dolor. (Lectura recomendada ‘Explicando el dolor’ o en inglés ‘Explain Pain’ de David Butler).


  1. Busca un buen fisioterapeuta:

Está demostrado que la fisioterapia es un gran aliado para las pacientes con fibromialgia, el ejercicio basado en el método Pilates realizado por un fisioterapeuta, la terapia manual miofascial, la terapia craneosacra o la fisioterapia convencional son de gran ayuda para reducir el dolor, la fatiga, la rigidez y muchos de los síntomas provocados por este trastorno.talleres


  1. Ten hábitos de vida saludables:

El estado de salud y calidad de vida están directamente relacionados con los hábitos de vida, esta relación se incrementa en pacientes con SFC o FM. El tabaquismo y el consumo de alcohol son todavía más perjudiciales en este tipo de pacientes, por lo tanto, si estás diagnosticado y consumes alcohol o tabaco quizás sea el momento de dejarlo.

Otro hábito saludable está relacionado con nuestro consejo número 5, no basta con ir de casa a la oficina y de la oficina a casa, hay que dejar  a un lado la vida sedentaria y empezar a realizar ejercicio!


  1. Realiza una rutina de ejercicio físico:

Existen investigaciones que demuestran que el ejercicio físico proporciona una mejora en la calidad de vida y el bienestar en adultos con fibromialgia. Para notar estos beneficiosos efectos lo ideal es realizar ejercicio moderado con constancia y al menos 2 o 3 veces por semana. Unos buenos ejemplos para realizar este ejercicio pueden ser: apuntarse a natación terapéutica, salir a andar por el parque, aprender bailes de salón, o una combinación de todas.

La rutina de ejercicio es fundamental
La rutina de ejercicio es fundamental
  1.  Dieta saludable:

Una gran parte del tratamiento para este tipo de enfermedades debe ser la alimentación, por esto es importante consultar con un nutricionista especializado en este tipo de patologías para que nos informe y nos asesore sobre qué alimentos debemos consumir con más frecuencia y cuáles debemos evitar o restringir.


  1. Descansa bien por las noches:

Ya sabemos que el insomnio o los patrones de sueño alterables son síntomas de este tipo de patologías, es por eso que debemos intentar cuidarnos con una buena rutina de sueño que nos haga descansar adecuadamente y nos permita pasar el día sin tanta fatiga y sueño. Algunos consejos para conciliar bien el sueño son: no tomar café, té, tabaco o alcohol varias horas antes de irnos a la cama, mantener horarios regulares, intentar cenar ligero y un par de horas antes de acostarnos, una ducha caliente previa y un ratito de lectura nos ayudará a dormirnos con mayor facilidad.


  1. Café por las mañanas:

Existen estudios que han comprobado que la cafeína ayuda a aumentar el umbral de dolor de los pacientes con fatiga crónica, es importante no abusar de esta sustancia y para realizar esta práctica siguiendo los consejos 6 y 7.


  1. Evita el estrés

Es importante aprender a relajarnos y que evitemos cualquier factor estresante que sea causante de nuestra ansiedad, estrés o falta de conciliación de sueño. Algunos de los consejos que nos dan los profesionales al respecto son: tomar baños calientes, masajes relajantes y/o descontracturantes, escuchar música relajante de nuestro agrado y, como se detalla en nuestro 10º tip, la práctica de Mindfullnes o alguna técnica de relajación.


  1. Practica técnicas de relajación

Nuestro último consejo es para animaros a empezar con una práctica muy eficaz y muy a la moda, anímate a practicar Mindfullness. Cada vez son más las personas que utilizan éste tipo de meditación budista y aprenden a concentrar su atención y su conciencia para buscar una conciencia plena.

practica yoga o alguna técnica de relajación
practica yoga o alguna técnica de relajación

Existen numerosas investigaciones que hablan de una mejora evidente en pacientes con fibromialgia y SFC, sobretodo hablando en términos de reducción de estrés y de ansiedad, provocando una mejora en la calidad de vida.

Consejo extra

Un consejo extra para los más aplicados de la clase: hay numerosos estudios que hablan de la importancia de trabajar la lateralidad de nuestro cerebro, en internet o en buscadores de Apps tipo Playstore, existen numerosos ejercicios y juegos para trabajarla, en muchas ocasiones en forma de juegos para niños. Puedes buscar en Youtube ‘Ejercicios de reconocimiento de lateralidad’ para trabajar las vías nerviosas que son las mismas que afectan  a la sensibilización central de nuestro dolor.

Este artículo no pretende sustituir en ningún caso a un tratamiento médico, sino aportar de manera complementaria hábitos saludables que ayuden a vivir con la patología.

Consultar siempre a profesionales sanitarios especializados: nutricionistas, psicólogos, médicos, fisioterapeutas, etc. 

Ya sabes que nuestros fisioterapeutas están a tu disposición para resolver cualquier duda y ayudarte en tu tratamiento.

ferran-torres