Getxo, terapia en casa para personas con Parkinson

Recibir terapia especializa en su casa de Getxo para tratar los problemas de Parkinson es posible gracias a nuestro servicio de asistencia a domicilio.

Nuestros fisioterapeutas se trasladan hasta su hogar sin que suponga ningún coste añadido para usted. Sabemos que en determinados casos, cuando la enfermedad está más avanzada, salir de casa para recibir tratamiento de rehabilitación puede suponer un gran esfuerzo tanto para el paciente como para los familiares que deben acompañarle. Para evitar estas molestias es nuestro fisioterapeuta el que acude a Getxo con todo el material necesario para realizar las sesiones con la máxima calidad y profesionalidad. 

El Parkinson es una enfermedad degenerativa en la que los tratamientos de fisioterapia pueden conseguir importantes beneficios

  • Disminuyendo los dolores
  • Manteniendo los músculos y articulaciones en las mejores condiciones posibles
  • Recuperando la flexibilidad, fuerza y movilidad
  • Aprendiendo a adoptar posiciones correctas

Cada caso es tratado como único y se diseña un plan de trabajo adaptado a las necesidades concretas. Además al acudir el terapeuta a su domicilio observará su estado y realizará las modificaciones precisas para que las sesiones aborden los problemas más acuciantes.

Uno de los mayores problemas que ocasiona el Parkinson es la falta de movilidad. Los músculos se van agarrotando y unido al temblor los problemas de movimiento pueden ser serios. Para mantener el cuerpo en el mejor estado posible el terapeuta que acuda a su casa de Getxo le propondrá realizar, entre otros, los siguientes ejercicios:

  • Elevación de los brazos: tumbado en una cama o colchoneta, boca arriba el fisioterapeuta irá levantado lentamente el brazo extendido hasta llegar por encima de la cabeza lo máximo posible. En esta posición se aguanta unos segundas y se regresa a la posición de partida. Repetir con el otro brazo.
  • Elevación de la pierna. También tumbado boca arriba el terapeuta cogerá la pierna por el tobillo y la irá elevando hasta el punto más alto, donde tratará de aguantar unos segundos la posición.
  • Flexión y giro de rodillas. Tumbado boca arriba flexione las piernas dejando las rodillas elevadas. En esta posición y con las rodillas juntas girarlas despacio hacia la derecha lo máximo posible y después hacer lo mismo girando a la izquierda.
  • Elevación de cadera. Tumbado boca arriba flexione las rodillas y con los brazos extendidos y apoyados en el suelo elevar la cadera manteniendo la posición más alta unos segundos.