Entrevista a Gonzalo de la Cruz, fisioterapeuta a domicilio en Majadahonda

Iniciamos con esta primera entrevista una serie con la que esperamos que nuestros pacientes, y quienes pasarán a serlo en los próximos meses, puedan conocer más de cerca a quienes trabajan en Fisiohogar, y por lo tanto a los profesionales que les ofrecerán a domicilio el servicio de fisioterapia que les permita recuperarse en el menor plazo de tiempo de alguna lesión, o que mejoren su calidad de vida en enfermedades crónicas.

Os presentamos en esta ocasión a Gonzálo de la Cruz que se desplaza a domicilio en el término de Majadahonda.

¿En qué ciudades estás ofreciendo el servicio de fisioterapia a domicilio?

Principalmente por las localidades de la zona Noroeste de Madrid.

¿Tus pacientes conocían previamente la fisioterapia o tuvieron su primera experiencia cuando recibieron tu visita?

La mayoría de ellos conocían la fisioterapia pero a través de clínicas privadas o lugares donde trabajan con sociedades.

¿Crees que existe desconocimiento sobre lo que puede hacer la fisioterapia para mejorar la vida de personas que padecen enfermedades crónicas, como la artrosis, o que son al día de hoy incurables como algunas enfermedades neurológicas?

Opino que aún queda mucho campo de investigación y que poco a poco la fisioterapia  la cual hoy en día ya representa una opción muy útil, dará con técnicas más focalizadas y adecuadas para el tratamiento de este tipo de patologías.

Tal vez te has encontrado con personas que no sabían lo que podían esperar de la fisioterapia. Por tu experiencia, ¿cambió a favor la opinión de esas personas tras las primeras sesiones?

La fisioterapia desde luego es un campo que está en auge en nuestra sociedad y que cada vez se tiene más consciencia de lo que puede dar. Sin embargo aún queda gente que desconoce para qué sirve y cómo puede ayudarles en su día a día.

En el servicio que ofreces está incluido el desplazamiento a domicilio, que sin duda es un punto a favor para muchos de tus pacientes, pero ¿qué tal  llevas tu los desplazamientos a domicilio? Días de lluvia, de frío, de calor, o lugares de difícil acceso, o complicados de encontrar, ¿es complicado cumplir con los horarios?

La mayoría de los domicilios a los que voy son por la zona Noroeste, yo soy de la zona y no me resulta tan complicado llegar a ellos por distancia y al tratarse de localidades de la periferia en la mayoría de los casos no hay un gran problema con el aparcamiento. Los días de mucho calor  o lluvia a veces es complicado esos desplazamientos manejando cargas importantes como pueden ser la camilla o la mochila con el material de trabajo. Sin embargo en líneas generales, en mi caso considero que hay más facilidades que dificultades.

¿De verdad que tiene ventajas la fisioterapia a domicilio? Seguro que hay personas que creen que en una clínica van a tener más, o mejores, garantías en su tratamiento.

La fisioterapia a domicilio ofrece muchas facilidades para muchos tipos de paciente. Por ejemplo hay personas que por horario, distancia o cuestiones personales no pueden desplazarse hasta una clínica. También existen pacientes que por diferentes cuestiones tienen dificultades físicas para desplazarse de un sitio para otro, o parejas jóvenes que tienen que cuidar a sus niños…etc. Todo esto son ejemplos de lo que beneficia y ofrece la fisioterapia a domicilio.

(Para los pacientes que lo prefieran, en Majadahonda tenemos una clínica de fisioterapia, en la Avenida de los Reyes Católicos, 6)

Al tener que desplazarte cada día al domicilio de personas que tienes que tratar por primera vez tal vez te has encontrado con casos realmente complicados por la situación física en la que se encuentran esos pacientes. ¿Es siempre posible el tratamiento? ¿Realizas alguna valoración inicial para orientar a tus pacientes sobre lo que pueden esperar de la fisioterapia?

Una valoración inicial es algo básico e indispensable que hay que hacer en toda primera sesión de fisioterapia con un paciente. Yo creo que en la mayoría de los casos salvo cosas excepcionales la fisioterapia puede ayudar al paciente. Para mí lo más importante es dejar claro al paciente cuál es su margen de mejora dentro de sus circunstancias y no crear unas falsas expectativas.

¿A los pacientes les pides que complementen las sesiones de fisioterapia con algún tipo de ejercicio, o tal vez, es suficiente el tiempo que empleas con ellos?

En la mayoría de los casos de fisioterapia opino que el ejercicio terapéutico que les preescribimos es lo que hace que los pacientes obtengan mejoras significativas a medio/largo plazo.

Si el paciente colabora y se implica en su mejoría, ¿se reducen los tiempos de recuperación?

Por supuesto. Aunque incluso más que reducir el tiempo de recuperación lo que más se logra conseguir es que el paciente esté bien a medio/largo plazo.

En tu trabajo diario, ¿qué momentos son los más gratificantes? ¿cuáles son los más duros o complicados de sobrellevar?

Lo más gratificante es ver cómo el paciente va evolucionando de manera óptima y éste te lo va agradeciendo, es un premio a mi trabajo. Por el contrario la parte negativa es cuando hay casos que el paciente no mejora o no consigues conectar con esa persona para que no se implique en su tratamiento. Sabes que estás haciendo tu trabajo e intentas hacerlo lo mejor posible pero no siempre acertamos y damos con la clave.

¿Cuáles son los padecimientos o enfermedades en las que tus pacientes se sorprenden más favorablemente de su mejoría?

Hay numerosas patologías músculo-esqueléticas que los pacientes mejoran rápidamente. También he visto enfermedades neurológicas en que los pacientes tenían dificultades para moverse y al cabo del tiempo ya podían ejecutar deambulaciones.

Tal vez algunas personas que se encuentran en un estado de cierta debilidad, por ejemplo, los ancianos, desechan la fisioterapia porque la asocian a un esfuerzo que ellos no pueden realizar. ¿Las sesiones de fisioterapia tienen que ver con el esfuerzo intenso, e incluso con el dolor, para que se obtengan buenos resultados?

Para mí la clave de la fisioterapia geriátrica es la adaptación y adecuación del ejercicio terapéutico para cada uno de los pacientes, atendiendo a sus características físicas, psíquicas y a sus necesidades. Estas adaptaciones no tienen ni deberían producir dolor en los pacientes según mi opinión y el grado de esfuerzo se dosifica en función de las características de cada paciente.

¿Qué nos puedes decir de esos casos en los que el paciente tiene dificultades notables para moverse? ¿Cómo se abordan las sesiones de fisioterapia?

Adaptándote a la hora de tratar, movilizarle o realizar ejercicios con él según sus características.

Hay enfermedades para las que no existe curación, y que irremediablemente no van a tener una evolución favorable, por ejemplo, el Parkinson o el Alzheimer. ¿De qué modo se plantea el tratamiento en estos casos? Si no hay curación posible, entonces, ¿qué se puede esperar de la fisioterapia?

En estos casos lo mejor es promover la fisioterapia como una herramienta para que el deterioro del paciente sea lo más lento posible y favorecer que su autonomía y calidad de vida se alargue el mayor tiempo posible.

El deporte, y sobre todo cuando no se practica de la manera más correcta, puede ser origen de lesiones que pueden llegar a complicarse cuando se repiten con frecuencia. ¿Se descuida este asunto entre los nuevos deportistas? Cuando tienes que tratar a alguien que padece una de estas lesiones, ¿qué tipo de consejos sueles ofrecerle para evitar las lesiones más frecuentes?

Creo que es muy importante que el fisioterapeuta deportivo tenga nociones de la biomecánica de todos los deportes que pueda, para así tener claro cuál es el mecanismo de acción de estas lesiones, entender por qué se produce y qué movimientos son los que causan esta lesión. Creo que conociendo esto ayuda mucho a los fisioterapeutas a tratar lesiones pero sobre todo prevenirlas. Para evitar lesiones siempre propongo a mis pacientes realizar un buen calentamiento más encaminado a la movilidad articular y gestos propios de ese deporte con cargas progresivas y también propongo estiramientos más encaminado al post-ejercicio.

El lugar de trabajo también suele ser causa de lesiones de tipo muscular o articular. Posturas forzadas, esfuerzos repetidos y mal planificados, pueden conducir a numerosas bajas laborales. ¿Ofrece la fisioterapia soluciones eficaces en estos casos?

La fisioterapia ofrece una gran herramienta de trabajo para este tipo de pacientes basado principalmente en pautas de higiene y trabajo postural. También suelo recomendar que fuera de su horario de trabajo tengan una vida activa o que por lo menos realicen algún tipo de deporte suave para contrarrestar todas esas horas en el trabajo de malas posturas y sedentarismo.

Cuéntanos alguna experiencia divertida con tus pacientes, ¿qué es lo que más te motiva para trabajar a domicilio?

Lo que más me gusta de trabajar a domicilio es saber que ofreces ayuda aquellas personas que por diversas circunstancias no pueden desplazarse o no tienen acceso a los centros de fisioterapia. Más que experiencias divertidas lo que más disfruto en muchas ocasiones es el ambiente cálido y relajado que se ofrecen en las casas donde descubres que muchos sitios son buenos para trabajar a gusto.