¿Puede la fisioterapia acabar con el estrés?

El estrés se ha convertido en un factor desencadenante de enfermedades y en un enemigo de la productividad costando más de CIen mil millones de euros al año en la Unión Europea. El estrés genera tanto alteraciones psicológicas como físicas, estos problemas  a la vez aumentan la sensación de incapacidad para superar las dificultades que nos han llevado a ese estado, es un pez que se muerde la cola.

¿Cómo cambia nuestro cuerpo ante el estrés?

Bajo una situación de estrés nuestro cuerpo segrega una hormona llamada cortisol y neurotrasmisores llamados epinefrina y  norepinefrina. Estas respuestas fisiológicas nos han mantenido a salvo durante toda nuestra historia ya que cuando nuestros ancestros se enfrentaban a una situación que ponía en peligro su vida, como por ejemplo el ataque de un animal salvaje, el cuerpo debía prepararse inmediatamente para responder. Ese cóctel químico nos ofrece tres posibles respuestas: luchar, huir o quedarse paralizado.

Las cosas han cambiado en nuestra sociedad y aunque el peligro no llegue en forma de animal salvaje, no quiere decir que los factores estresantes hayan desaparecido. Aunque la fisiología está preparada para protegernos de situaciones donde peligre nuestra vida, es nuestra mente la que clasifica el ataque y así es que podemos reaccionar con una respuesta de lucha, huida o parálisis a situaciones como un atasco de tráfico, exceso de trabajo, una entrevista laboral, un examen, etc.

¿Cómo afecta el estrés al organismo?

La neurociencia ha descubierto y descrito la existencia de una relación muy estrecha entre los pensamientos, las emociones y el cuerpo. El estrés afecta al sistema inmunológico, el músculo-esquelético, el digestivo, el circulatorio y el respiratorio. El ritmo de vida actual hace que el  estrés cotidiano se prolongue y no deja que el cuerpo tenga tiempo para recuperar el equilibrio entre situación y situación, dando así una larga lista de síntomas a nivel físico: tensión muscular, contracturas musculares, bloqueos cervicales, problemas dérmicos, trastornos digestivos y falta de energía entre otros.

“El cuerpo está tan estrechamente ligado a la mente que la capacidad de transformar el estrés y responder de forma más ecuánime tiene profundas implicaciones en nuestra salud física.”

Bob Sthal y Elisha Goldstein

El estrés nos afecta a todos independientemente de nuestra edad

¿Sólo con fisioterapia puedo curar el estrés?

El estrés tiene un claro componente biopsicosocial así que su tratamiento requiere de un abordaje multidisciplinario. La fisioterapia es pues de gran ayuda en estas situaciones donde los problemas personales afectan a nuestro cuerpo. Con técnicas  de conciencia corporal, masaje y estiramientos globales, por poner algunos ejemplos, se trabaja sobre el plano músculo-esquelético. También ofrece otra gran ventaja, es que mientras estamos invirtiendo el tiempo en nosotros estamos ofreciéndole al cuerpo ese tiempo que necesita para reequilibrarse por sí solo.  

Aprovecha el recurso de la fisioterapia a domicilio para evitar los desplazamientos y el tiempo perdido en ellos, así no sumarás más situaciones de estrés en tu día y podrás recibir en tu hogar la mejor solución. Un fisioterapeuta te puede ayudar mediante técnicas de conciencia corporal,  masajes, estiramientos, ejercicios terapéuticos y pautas para tu día a día, te ayudará a mejorar esas dolencias físicas que derivan de una situación de estrés.

En resumen, la fisioterapia a domicilio no puede acabar con el estrés pero nos ayuda desde varias perspectivas:

  1.   A ponerlo fácil acercando el servicio a nuestro hogar.
  2.   A tratar el dolor generado por el estrés.
  3.   A tomar conciencia de que es un problema biopsicosocial y que podemos tomar el control cuando aparecen los síntomas físicos
  4.   A ganar tiempo gracias a la conciencia corporal, ese tiempo que necesita el cuerpo para reequilibrarse.

Ahora que sabes los efectos del estrés en tu organismo está en tu mano empezar a prevenirlos. Desde Fisiohogar podemos ayudarte desplazando el fisioterapeuta a tu domicilio. No dejes pasar al oportunidad de cuidarte y llámanos.